La red de colectores y alcantarillado es un elemento clave para garantizar el saneamiento de la ciudad y la correcta canalización de aguas pluviales y residuales hacia instalaciones como depuradoras, que aseguran un correcto tratamiento y minimizan el impacto de la actividad humana sobre el entorno natural. El Ayuntamiento ha ejecutado un amplio programa de inversiones en infraestructuras de saneamiento, que ha contado con el 80% de financiación por parte del Fondo de Cohesión de la Unión Europea 2007-2013.