Terrassa es una de las primeras grandes ciudades del Estado que ha optado por la gestión municipal directa del servicio público de abastecimiento de agua, como garantía de un servicio público, eficaz, transparente y participativo.

El Ayuntamiento de Terrassa aprobó inicialmente, en sesión plenaria extraordinaria del día siete de septiembre de 2017, la constitución y los Estatutos de la entidad pública empresarial local Aigua de Terrassa EPEL, que se encargará de la gestión del servicio público de abastecimiento de agua en la ciudad. El pleno aprobó inicialmente también el Reglamento del servicio municipal de abastecimiento domiciliario y ahorro de agua de Terrassa. El dictamen obtuvo el voto favorable de PSC, TeC, ERC-MES y CUP (que suman 20 de los 27 concejales/as del Consistorio), la abstención del PDeCAT (3), y el voto en contra de Ciudadanos y PP (4 ).

Gestión pública, eficiente y sostenible

La decisión viene avalada por la Memoria que elaboró ​​la Comisión técnico-política constituida por el Ayuntamiento de Terrassa para estudiar y definir el futuro modelo de gestión del servicio público de abastecimiento de agua en la ciudad. La Memoria, tomada en consideración por el Pleno, concluye que la forma de gestión más eficiente y sostenible es la gestión pública y, entre las diferentes formas que prevé la ley, la gestión mediante una Entidad Pública Empresarial Local.

El nuevo Reglamento, también aprobado inicialmente, tiene por objeto la regulación del servicio público de abastecimiento de agua de Terrassa, su titularidad que corresponde al Ayuntamiento, y su ámbito de aplicación que es todo el término municipal. Se determinan las funciones del Ayuntamiento y las relaciones entre el Ente gestor y los usuarios/as y abonados/as del servicio, estableciendo los derechos y obligaciones de cada una de las partes, así como todos aquellos aspectos técnicos, medioambientales, sanitarios y contractuales propios del servicio. El reglamento establece las obligaciones y facultades del Ente gestor.

Transparencia y participación

Entre los principales cambios que incorpora el nuevo Reglamento, destaca la incorporación de un nuevo apartado de transparencia y participación: la nueva EPEL se caracterizará por una gestión transparente e incorporará la participación de la ciudadanía en la definición de las políticas y en las decisiones estratégicas. La ciudadanía tendrá libre acceso por varios canales a la información del servicio que no requiera de protección en términos legales.

Asimismo, la nueva entidad pública empresarial se caracterizará por la transparencia en todos los ámbitos: transparencia económica y financiera, en la gestión de los recursos y explotación de los servicios; en los procesos de planificación y ejecución del Plan Director; y en materia de calidad y medio ambiente.

Medidas sociales

También destaca en el Reglamento un nuevo apartado de medidas sociales para garantizar el acceso básico al agua a todas las personas y unidades familiares en peligro de exclusión residencial y de pobreza energética, en el que el Ayuntamiento se compromete a aplicar la tarifa social, las ayudas sociales para el suministro de agua, a hacer difusión y campañas informativas sobre las ayudas existentes, así como la regulación de los suministros de emergencia. También se compromete a no realizar ningún corte de agua por motivos de capacidad económica.

Otro aspecto que destaca es que el sistema de retribución del Ente gestor dejará de ser una tarifa, y pasará a ser una tasa. Esto significa que se aprobará el recibo del agua por parte del Pleno municipal, mediante la correspondiente ordenanza fiscal, y no como hasta ahora por parte de la Comisión de Precios de Cataluña a petición del Ente gestor.

Modernización

En cuanto a los contadores, pasarán a ser considerados instalaciones del servicio. Este cambio conllevará que los abonados/as, de forma progresiva, dejarán de tener en propiedad o en alquiler los contadores. De este modo, los mantenimientos y sustituciones de los mismos formarán parte de los gastos del servicio. Esta medida supondrá un cambio muy importante y repercutirá de forma positiva en el servicio ya que se garantizará la sustitución sistemática de los contadores, lo que conllevará una importante mejora en el control de los consumos y detección de fugas, y la consecuente mejora del rendimiento del sistema.

En general, se moderniza la forma en la que se relacionará el Ente gestor con los abonados/as, usuarios/as y el propio Ayuntamiento.

La constitución de la nueva entidad pública empresarial Aigua de Terrassa, EPEL, implicará la subrogación de los trabajadores y trabajadoras de Mina que estén adscritos al servicio de Terrassa, que pasarán como trabajadores y trabajadoras con carácter indefinido y con las mismas condiciones laborales que tienen actualmente .

En 2018, inicio de la nueva etapa

Una vez superado el trámite del Pleno, tanto la Memoria, como la aprobación inicial de los Estatutos y la del Reglamento de la nueva entidad empresarial se someterán a información pública por un periodo de 30 días.

Desde que en diciembre pasado finalizara la concesión a Mina Aguas de Terrassa, el servicio público de abastecimiento de agua lo continúa prestando la misma empresa privada, en régimen de prórroga forzosa, que finalizará el 9 de diciembre de 2017. Será necesaria todavía una nueva prórroga, de seis meses, hasta que la nueva empresa pública pueda empezar a gestionar el servicio, hacia mediados de 2018.