El camino escolar es una iniciativa que pretende promover el camino de casa a la escuela mediante la movilidad activa (caminando, bicicleta, ...). Este puede ser un itinerario concreto, que sea compartido para diferentes alumnos para llegar a la escuela juntos, con el acompañamiento o no de adultos. Este itinerario se crea desde los centros, con la colaboración de AMPA, alumnos y docentes, que intervienen directamente en la creación y funcionamiento del itinerario, analizando los mejores recorridos para absorber el máximo de alumnos posible, y los cambios urbanísticos que requieren estos itinerarios para hacerlos más seguros, agradables y accesibles. Pero hay varios modelos de funcionamiento, ya que cada centro tiene sus características particulares, y estos caminos se adaptan a las necesidades de cada uno.

Creemos que la mejor manera de ganar bienestar, es adaptando la ciudad a la movilidad activa, apoderándose nos los espacios públicos para poder disfrutar de nuestra ciudad.

Hay muchos modelos distintos de funcionamiento, ya que cada centro tiene sus características particulares, y estos caminos se adaptan a las necesidades de cada uno.

Los objetivos de este proyecto son:

  • Mejorar el medio ambiente urbano y la calidad del aire afectados por los medios de transporte contaminantes.
  • Promover la movilidad sostenible en la ciudad.
  • Reducir la congestión provocada por los desplazamientos en las escuelas.
  • Mejorar la seguridad vial en los accesos a la escuela, con la extensión a toda la ciudad.
  • Favorecer el cambio modal del uso de coches y motos hacia otros medios de transporte.
  • Favorecer que los niños y niñas se desplacen sin el acompañamiento de personas adultas de casa a la escuela.
  • Fomentar la autonomía y la seguridad de los niños, de tal manera que tengan su protagonismo en la ciudad.
  • Fomentar la participación de la infancia en la toma de decisiones cotidianas, tanto individual como colectivamente.
  • Favorecer la realización de actividad física cotidiana por parte de los niños y niñas, con los beneficios sobre la salud que esta lleva asociados.
  • Reducir los efectos de la contaminación sobre la salud.
  • Fomentar la educación en valores y el medio ambiente.
  • Hacer una ciudad más segura y acogedora.
  • Recuperar el uso y disfrute de los espacios públicos.
  • Fomentar el tejido y la cohesión social.
  • Mejorar la calidad de vida de la ciudad.

El Camino escolar es una iniciativa que pretende promover y facilitar que los niños y las niñas vayan a la escuela en modos de movilidad activa (a pie, patinete y bicicleta) y de manera autónoma.

Sin embargo, y desde una mirada más amplia, se puede entender también como un proyecto educativo, participativo, de transformación del espacio público, de mejora de la calidad ambiental y de inculcación de hábitos autónomos y saludables de movilidad .

MOVILIDAD ACTIVA Y SALUD. Durante los últimos años se han incrementado los problemas de salud derivados de la falta de actividad física, especialmente el sobrepeso y la obesidad pero no sólo. En este sentido, uno de los principales objetivos del proyecto de Camino escolar es incentivar a los niños hábitos saludables de movilidad. La realización de los trayectos casa-escuela en modos de movilidad activa (a pie y en bicicleta) contribuirá a mejorar la salud de nuestros niños y niñas.

AUTONOMÍA Y CRECIMIENTO PERSONAL. El proyecto de Camino escolar pretende incrementar las cuotas de autonomía de los niños. Dándoles autonomía les estamos dando libertad, autoestima, capacidad de decisión, de valerse por sí mismo, de afrontar las dificultades y superarlas. La motorización de la movilidad y la inseguridad vial han hecho retroceder la edad en la que los niños tienen la capacidad de desplazarse autónomamente. La transformación del entorno haciéndolo más seguro y confortable y el cambio de hábitos de movilidad que se pretende con el Camino escolar deben contribuir a incrementar las cuotas de autonomía de nuestros niños.

EDUCACIÓN, CONCIENCIA CRÍTICA. El Camino escolar es también una estrategia educativa que fomenta la educación en valores desde el respeto, la responsabilidad y la solidaridad. Desde el proyecto se pretende fomentar el desarrollo de la conciencia crítica de los niños y el espíritu propositivo en la mejora del entorno. A menudo, en materia de movilidad, a las niñas ya los niños se les da un papel pasivo con el que únicamente se pretende que asimilen las reglas de comportamiento en el espacio público, las normas de circulación. Pero los niños deben poder desarrollar un espíritu crítico que les permita valorar o poner en crisis aquellos elementos del espacio público y de la movilidad que les afectan directamente.

PARTICIPACIÓN. En el marco del proyecto se desarrollan un conjunto de acciones pedagógicas y ciudadanas que buscan transformar el entorno del barrio en un espacio amable y sensibilizar y concienciar implicando a toda la comunidad (niños y niñas, padres y madres, profesorado, vecinos, instituciones locales , comerciantes, asociaciones de barrio, etc.). La participación efectiva de los diversos colectivos implicados garantizará el éxito de las acciones a emprender, y ayudará a crear un fuerte tejido social.

ESPACIO PÚBLICO. El proyecto de Camino escolar también busca contribuir a recuperar el espacio público como lugar de relación, de juego, de aprendizaje, de experiencia y de convivencia. La pérdida de este espacio ha privado a la infancia del sitio de aprendizaje por excelencia, la calle. La presencia de niños y niñas en el espacio público genera confianza y seguridad lo que redunda en una percepción de seguridad colectiva que permite la reapropiación del espacio público por parte de la ciudadanía. A su vez, también se trabaja para promover que los niños conozcan y se identifiquen con el entorno para que lo sientan como propio, lo que hará que lo respeten y lo defiendan.

MEDIO AMBIENTE, CALIDAD AMBIENTAL, CALIDAD DEL AIRE. Uno de los objetivos del Camino escolar es sensibilizar y educar a los niños, pero también a sus familias y al resto de ciudadanos en los hábitos de la movilidad sostenible, segura y saludable. Este hecho, a largo pero también a medio y corto plazo, debe permitir contribuir a la mejora ambiental del entorno. Sin duda, la reducción de los índices de contaminación atmosférica y sonora, pero también la reducción de la ocupación del espacio público para actividades agresivas que se promueve desde el proyecto de "Camino Escolar" puede ayudar a incrementar la calidad ambiental y la calidad de vida que todos los ciudadanos deseamos.

Camino Escolar Terrassa

La plataforma "Camino Escolar Terrassa" pretende impulsar este proyecto municipal, y es por este motivo que escribió un manifiesto donde diferentes colectivos y asociaciones se han sumado a la iniciativa.

Desde el Ayuntamiento de Terrassa apostamos por promocionar estos caminos, y trabajamos para dinamizarlos. Queremos dar a conocer este proyecto con el fin de empujar la ciudad hacia un modelo más sostenible, seguro, activo y de calidad.