La figura del voluntario olímpico apareció en Lake Placid 1980 (Juegos de Invierno) donde participaron 6.700 personas como voluntarios. Pero fue en Los Ángeles 1984 donde supuso el inicio, tal y como se conoce en la actualidad, del voluntario olímpico.

El compromiso oficial se consolidó de forma definitiva en Barcelona 1992 donde, antes de la nominación como ciudad olímpica, ya se contaba con 102.000 inscripciones.

El papel de los voluntarios olímpicos en Barcelona '92, que fueron un total de 34.548 personas, significó un impulso para el movimiento voluntario en la sociedad catalana, que hizo multiplicar el número de entidades altruista que intentaban mejorar la sociedad. Todos juntos con los Juegos simbolizaban, la esperanza en un mundo más solidario, igualitario y participativo.

En la actualidad la figura del voluntario olímpico se ha vuelto imprescindible, sin voluntarios no hay Juegos. Son un factor determinante en la sostenibilidad económica del evento. Se ha pasado de los 12.000 voluntarios en Los Ángeles a los 75.000 en Río de Janeiro.

En Terrassa fueron cerca de 3.000 personas las que ayudaron a que la organización del evento fuera todo un éxito.

Aprovechando la celebración del 25 Aniversario de los JJOO BCN'92, se busca poder reencontrar en un jornada especial a todas las personas que fueron voluntarias en la ciudad durante los Juegos y, a la vez, reactivar el movimiento del voluntariado en la ciudad. Por este motivo se organizará una campaña de captación de voluntariado para las actividades de ciudad.

¿Fuiste voluntario/a en Terrassa durante los JJOO de BCN'92? ¿Quieres ser voluntario/a en la actividades de ciudad? Rellena este formulario