Pacto de Alcaldes

La Comisión Europea puso en marcha en 2008 el denominado "Pacto de Alcaldes", una de las iniciativas más ambiciosas como mecanismo de participación de la ciudadanía y de los gobiernos locales en la lucha contra el calentamiento de la Tierra. El pacto nació después de un proceso no formal de consultas con muchas ciudades europeas.

El Pacto es el compromiso de las ciudades y pueblos de hacer suyos los objetivos comunitarios de reducción de las emisiones de CO2 en un 20% antes del año 2020, respecto a los niveles del año 2005. Compromisos que se concretarán en acciones dirigidas a mejorar la eficiencia energética y con la producción de energía de fuentes renovables.

El Ayuntamiento de Terrassa, con la voluntad de avanzar en el establecimiento de políticas eficaces para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, aprobó en el Pleno municipal del pasado 27 de noviembre de 2008, su adhesión al Pacto , y lo firmó en Bruselas en febrero de 2009. La firma del Pacto conlleva los siguientes compromisos:

Asumir los objetivos de la Unión Europea para el año 2020 de reducir en un 20% las emisiones de CO2 en su territorio municipal y en los ámbitos en que tenga competencias, mediante la mejora de la eficiencia energética y la producción de energías renovables.

Elaborar un "Plan de acción de energía sostenible" en los ámbitos en que tenga competencias, en un plazo máximo de un año desde la fecha de adhesión.
Elaborar un informe bianual para la evaluación, control y verificación de los objetivos.
Los trabajos de elaboración del Plan se iniciaron con la realización de un inventario de las emisiones de CO2 del municipio y de la corporación municipal, y continuaban con la redacción Plan de acción de energía sostenible de Terrassa, donde se recogen las medidas y acciones necesarias para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones, y que fue aprobado por el Pleno, el 22 de diciembre de 2009, y enviado a la Comisión europea.

El Pacto comporta también el compromiso de comunicar a toda la ciudadanía, a las entidades y las empresas, el contenido del mismo y especialmente del Plan de acción de energía sostenible de Terrassa. Esta comunicación se estructura mediante el Consejo municipal de medio ambiente, donde hay representantes de los grupos políticos, de los ciudadanos, del mundo asociativo, de los sindicatos, de los empresarios y de la universidad, mediante la web del Ayuntamiento, y finalmente, a través de los medios de comunicación. El plan de comunicación se completaba con una encuesta ciudadana sobre hábitos de consumo energético.

El Ayuntamiento de Terrassa contó con el apoyo de la Diputación de Barcelona para la realización del Plan de energía y los informes bianuales de evaluación, recogido en un protocolo firmado entre las dos administraciones.

Durante el primer semestre de 2009 se realizó el inventario de emisiones de gases de efecto invernadero del municipio de Terrassa correspondiente al año 2005, año base de referencia para contabilizar la reducción de emisiones hasta el año 2020, y correspondiente al año 2007. las conclusiones del trabajo indican que las acciones realizadas en el ámbito de la eficiencia energética y las energías renovables ha aportado una reducción del 3% de las emisiones de los equipamientos y servicios municipales, y una reducción de 0 , 8% de las emisiones del municipio en los ámbitos de compromiso del Pacto.