Potenciar y estimular el desarrollo de la personalidad de los más jóvenes, su socialización y asimilación de aprendizajes básicos, son algunos de los objetivos de estos servicios preventivos que se realizan fuera del horario escolar.

Compensar las deficiencias educativas que pueda haber en los niños entre 5 y 12 años, que derivados por los Servicios Específico de Atención a la Infancia y la Adolescencia (SEAIA), acuden a estos centros.