Tened en cuenta los siguientes consejos generales

 

  • Es necesario que os mantengáis informados de las previsiones del tiempo y de las instrucciones que den las autoridades.
  • Evitad los cambios bruscos de temperatura, sobre todo en los niños, personas mayores y las que sufren alguna enfermedad de tipo respiratorio.
  • En los días de ola de frío, siempre que sea posible, evitad que salgan a la calle los bebés, los ancianos y aquellos que padezcan enfermedades respiratorias. Si es necesario que salgan al exterior, que sea el tiempo estrictamente necesario y que eviten los espacios abiertos expuestos al frío y que esten demasiado tiempo sin moverse.
  • Vestíos con ropa y calzado adecuada para bajas temperaturas. Poneos varias capas, que os permitirán mantener el calor corporal durant más tiempo.
  • Protegeos la cara y la cabeza. Tened a mano guantes, bufanda y alguna otra prenda para cubrir la cabeza. Evitad la entrada de aire frío directo a los pulmones. Evitad ingerir alcohol: Puede dar una falsa sensación de calor.
  • Adecuad el frío a la actividad profesional, deportiva y de ocio en el exterior. Evitad hacer esfuerzos físicos intensos en el exterior: se corre peligro de sufrir una lesión.
  • Estad atentos de familiares o vecinos que se encuentren en situación de vulnerabilidad, especialmente las personas mayores, para que se protejan de los efectos del frío.

Si estáis en casa

  • Tened preparado un transistor, pilas de repuesto, linternas, alimentos calóricos, combustible para la calefacción y un botiquín.
  • Hay que disponer de una reserva mínima de medicamentos para las personas mayores, los enfermos crónicos y los de tipo respiratorio.
  • Ante un aviso de bajada extrema de las temperaturas, si vivís en zonas aisladas o fuera de los núcleos urbanos, mantened un chorrito de agua corriente en los grifos para evitar que las tuberías se congelen y proteged con trapos la llave de paso del agua. También podéis almacenar una reserva mínima de agua o líquido por si el suministro queda afectado.
  • No utilicéis velas. Si es la única alternativa, ponerlas en portavelas para que no se vuelquen. Recordad siempre apagarlas antes de ir a dormir o al salir de casa y evitad que los niños las manipulen.
  • Si disponéis de riego automático cerradlo y evitad hacer actividades que puedan mojar las calles, como regar o fregar.

Cuidado con los aparatos de calefacción

  • Las calderas y los aparatos de combustión que se utilizan para la calefacción pueden convertirse en un elemento de riesgo si no están en buen estado o no se hace un buen uso. Hay que evitar la mala combustión y seguir los siguientes consejos:
  • Revisad el aislamiento de ventanas y puertas del exterior y no tapéis las rejillas, los conductos ni los puntos de ventilación de gas o de combustión: sirven para garantizar una buena combustión y al mismo tiempo para evitar la acumulación de gases.
  • Para evitar la intoxicación, aseguraos de ventilar el comedor o las habitaciones cerradas si utilizáis un calentador o una estufa con fuego abierto o cualquier otro elemento de calefacción.
  • Ventilad a diario durante unos minutos los locales, las viviendas o las habitaciones, para garantizar la entrada de oxígeno y de aire limpio.
  • No utilicéis aparatos de calefacción si desprenden un olor extraño al conectarlos o no parecen estar en buen estado.
  • Renovad o revisad los aparatos antiguos o cuando observéis que no funcionan correctamente.
  • Revisad el estado de la calefacción, de las calderas, de las estufas y, en general, de los elementos de combustión.
  • Recordad que hay que cumplir los periídos de revisión y mantenimiento de las calderas que establece la normativa.
  • Mantened a los niños alejados de las estufas, los braseros y de las chimeneas. No dejéis encendedores a su alcance.
  • No acerquéis las estufas, los braseros, etc. a las cortinas, los muebles y, especialmente, a las camas o colchones. Tampoco debéis dejar ropa u otros objetos sobre la estufa, el brasero o la cocina de leña, ya que podría provocar un incendio. No los cubráis con ningún objeto.

En caso de urgencia

  • Si estáis en una habitación con una estufa de leña, carbón o gas, un brasero o una caldera y notáis síntomas de mareo, abrid alguna puerta o ventana y ventilad inmediatamente.
  • Llamad siempre al 112 si os encuentráis mal o pensáis que sufrís una intoxicación por mala combustión o si os encontráis a alguien inconsciente al llegar al domicilio.

Si debéis coger el vehículo

  • Hacedlo sólo si es imprescindible y evitad desplazamientos nocturnos. Consultad previamente la información meteorológica y el estado del tráfico. Seguid los consejos del Servei Català de Trànsit.
  • Revisad los neumáticos, el líquido anticongelante, el estado de las baterías, las luces y los frenos.
  • Llevad cadenas en el vehículo y aseguraos que las sabéis colocar.
  • Si vivís o vais a desplazaros a zonas de montaña, utilizad neumáticos de invierno.
  • Llevad el depósito de la gasolina lleno, las cadenas del coche, ropa de abrigo, un teléfono móvil cargado y su cargador, agua y alimentos energéticos.
  • Dentro del coche, si encendéis la calefacción, dejad una ventana entreabierta para renovar el aire.
  • Id con cuidado al salir del coche para evitar posibles resbalones, si hay placas de hielo o nieve. Las placas de hielo suelen encontrarse en las zonas más sombrias de las carreteras.
  • Informaos sobre la previsión meteorológica, sobre el estado de la red viaria y las rutas a seguir en el Servei Català de Trànsit