El Convent de Sant Francesc de Asís, de frailes menores recolectas, se comenzó a construir en 1609 y se inauguró en 1612. De estilo barroco con trazas góticas y renacentistas.

En 1609, la Universidad de la Villa de Terrassa inició las gestiones con el Obispado de Barcelona para conseguir que un orden religioso se instalara en la villa. Fructificaron las conversaciones con los franciscanos. El mismo año se produjo la donación, por parte del agricultor Pedro Riera, de unos terrenos de la orilla del torrente de Vallparadís, para construir un convento. La primera piedra se colocó el 22 de septiembre de 1609. La construcción se efectuó en un tiempo récord y su consagración se realizó el 1 de febrero de 1612. Inicialmente estaba formado por una comunidad de 28 frailes franciscanos.

El claustro desde el interiorEl convento seguía el modelo de construcciones franciscanas; contaba con iglesia, sacristía, claustro con un pozo-cisterna para recoger el agua de la lluvia, celdas, refectorio, cocina, despensa, bodega, biblioteca, huerta, campos de cultivo y fábrica de tejidos, que proveía las comunidades franciscanas de Cataluña. El conjunto se completaba con un porche y un espacio destinado a portería.

La desamortización del ministro Mendizábal (1835) desalojó el convento y se cedió al Ayuntamiento en 1837. Se instalaron lugares de beneficencia y de instrucción pública y las tierras de cultivo del convento se arrendaron. Los herederos de Pere Riera reclamaron la propiedad, un conflicto que finalizó entre 1863-64 con la venta del edificio al Ayuntamiento.

A lo largo del siglo XIX el convento sufrió una serie de transformaciones, derribos y nuevas construcciones derivadas de las nuevas funciones (beneficencia, escuelas,...). Durante los años 1840 - 1907 se construyó un nuevo piso en la zona del claustro.

En 1869 se produjo el traslado del Hospital de San Lázaro, con las monjas carmelitas haciendo tareas de enseñanza, cuidado de los enfermos y refugio para asilados desde 1880. Este hospital se constituyó como Hospital Casa de la Caridad de San Lázaro. En 1874, la escuela primaria se trasladó a otro local arrendado por el ayuntamiento.

La torre de agua

En 1855 se derribó la sacristía y se construyó el Depósito carcelario Provincial, obra de José Villar. Entre 1858 y 1862 la fábrica de tejidos se utilizó como cuartas de la Guardia Civil y se derribó en 1868. En un espacio no construido se proyectó la torre de la mina pública de aguas, obra de Joan Baptista Feu i Puig.

A inicios del siglo XX se construyó un edificio anexo, la residencia del rector.

De este periodo destacan las obras de ampliación proyectadas por Lluís Muncunill (1906), que permitieron levantar un nuevo edificio, posteriormente conocido como como la Clínica del Remei (1907) especializada en cirugía, obstetricia y pediatría; también izo el edificio del Seguro Terrassense y inició las obras de un edificio aislado, el Pabellón de Tuberculosos avanzados "Victoria Eugenia".

A petición del Ayuntamiento, el Hospital se convirtió en Hospital Militar para ingresar enfermos y heridos procedentes del frente de guerra civil. Después, el Hospital Casa de la Caridad de San Lázaro se clasificó como sitio de beneficencia particular, con el Ayuntamiento como Patronato de la Institución. En 1948 se instaló el dispensario médico municipal y se utilizó el claustro como almacén.

La iglésia y la entrada al claustroLa normalización de la situación del hospital se logró con la reforma de los antiguos espacios y su modernización, destacando las ampliaciones de 1974 y 1975 y la construcción de un cuerpo a cargo de Francesc Subirats y Anna Maria Torrella.

Después de un periodo de desempleo, desde 1989, la parte conservada del antiguo convento fue rehabilitada por el Ayuntamiento de Terrassa (Fundación Hospital Sant Llatzer) y se realizó una intervención arqueológica que puso al descubierto las fases constructivas del edificio.

Los elementos del antiguo convento conservados en la actualidad son: la iglesia, el claustro de planta cuadrada y formado por una planta baja y dos pisos, y algunos espacios de su entorno.

Vista del interior desde el patio

Actualmente, el antiguo Convent de Sant Francesc forma parte de un gran complejo social, sanitario y educativo, regido por la Fundación Hospital de San Lázaro, con el hospital de enfermos crónicos, un centro socio-sanitario para enfermos terminales, convalecientes y de larga estancia; la Escuela de Enfermería, ubicada en la antigua Clínica del Remedio, el CAP Sant Llàtzer y un Hospital de Día de Salud Mental; y el traslado de la Asociación Alba (2002) con un centro de día para drogodependientes y una "unidad de crisis", para la hospitalización.

Desde octubre de 2003, el claustro del Convent de Sant Francesc es una sección del Museo de Terrassa que gestiona la posibilidad de ser visitado.