El agua es un recurso fundamental para la vida y la salud de las personas, pero requiere de un tratamiento y una protección adecuadas. Para evitar que algunos contaminantes puedan llegar a nuestros grifos, es necesario que los sistemas

de suministro de agua de consumo aseguren un tratamiento adecuado y garanticen unas condiciones sanitarias determinadas.

El Ayuntamiento vela por garantizar que: el agua suministrada sea apta para el consumo en el punto de entrega al consumidor, por la calidad del agua de las piscinas públicas y realiza controles sanitarios periódicos del agua de las fuentes naturales del término municipal.

El suministro de agua de consumo humano está controlado por una parte por la empresa gestora del ayuntamiento y por la otra por el Departamento de Salud de la Generalitat. El Ayuntamiento supervisa las actuaciones de gestión y control hechas y publica trimestralmente los resultados analíticos del agua de consumo.

Control del agua de grifo

El año 2013 el programa de control del agua del grifo del consumidor en los edificios municipales considerados de riesgo.

Control agua de piscinas municipales

Con el objetivo de proteger a las personas de los riesgos físicos, químicos y microbiológicos derivados del uso de las piscinas, anualmente se realizan inspecciones de vigilancia y control de las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas públicas de la ciudad.