La luz del sol se puede convertir en electricidad gracias a las placas fotovoltaicas. Esta generación se realiza sin partes móviles, ruido, ni contaminación.

 

Sistema fotovoltaico autónomo

Se utiliza en lugares donde no se dispone de electricidad de red. La electricidad producida por las placas solares se guarda en unas baterías, y así se puede disponer de energía durante la noche o cuando no hace sol.

Sistema fotovoltaico conectado a red

Este sistema se regula por el Real Decreto 661/2007, como principal herramienta para la promoción de las energías renovables y otras tecnologías limpias. La electricidad producida se consume y se puede vender a la compañía eléctrica.

Aplicaciones

Las principales aplicaciones de energía solar fotovoltaica son:

  • Electrificación de masías y refugios de montaña
  • Señales de tráfico y rótulos
  • Bombeo de agua de pozos
  • Electrificación de países en vías de desarrollo
  • Instalaciones conectadas a la red eléctrica

Ventajas

  • Sencillez
  • Modularidad: El aumento de potencia de una instalación se consigue fácilmente añadiendo más placas fotovoltaicas.
  • Descentralización: La producción de electricidad se puede hacer en el mismo lugar donde se necesita sin pérdidas de transporte, ni dañar el paisaje con grandes líneas eléctricas ..