El Consejo Municipal de Solidaridad y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Terrassa tiene por objetivos organizar y animar la cooperación local, sensibilizar a la ciudadanía respecto a las desigualdades del mundo y cooperar con comunidades de los países desfavorecidos para luchar contra la pobreza.

Antecedentes

En otoño de 1994, una plataforma de ONG y entidades solidarias de Terrassa promovió varias acciones reivindicativas porque las administraciones públicas destinaran el 0,7% de los recursos a la cooperación internacional para el desarrollo.

El Ayuntamiento acordó con esta plataforma la inclusión, en el presupuesto municipal del 1995 y años sucesivos, una partida destinada a proyectos de cooperación y la creación de un consejo asesor en cooperación formado por las ONG y entidades solidarias.

Creación del Consejo Municipal

En la sesión de 23 de febrero de 1995 se aprobó la creación del Consejo Municipal y su reglamento de funcionamiento. El Consejo, presidido por el alcalde, estaba integrado por un representante de cada grupo municipal del consistorio y un representante designado por cada una de las ONG y entidades solidarias de Terrassa, como vocales. Consell SolidaritatDesde entonces, cada cuatro años, después de las elecciones municipales y la renovación del consistorio, también se renueva el Consejo y el alcalde nombra los miembros por propuesta de los grupos municipales y de las entidades inscritas en el Registro Municipal de Asociaciones.

El Consejo también dispone del asesoramiento de personas de trayectoria reconocida en el ámbito de la cooperación. Un funcionario, técnico de cooperación, es el secretario.

Participar es decidir

El objetivo principal del Consejo es organizar la cooperación en Terrassa y extender el concepto de la solidaridad hacia los más desfavorecidos de la población avanzando en las otras áreas del Ayuntamiento y las instituciones locales para crear una ciudad más solidaria.

La principal línea de actuación es la sensibilización ciudadana, con todos los medios disponibles, como por ejemplo la acción escolar, de juventud, de género, la difusión del comercio justo, los programas de actividades de primavera, verano y otoño y la feria de ONG.

También se actúa mediante acciones de emergencia, hermanamientos solidarios, acogidas de niños y proyectos de cooperación descentralizada. Todo destinado a conocer mejor el estado real del mundo y a crear una conciencia crítica con el lema Terrassa Solidaria.

Las funciones del Consejo

Además de organizar la cooperación desde Terrassa y de extender el conocimiento crítico de la humanidad, el Consejo es el lugar de encuentro, información y debate de las entidades y personas interesadas en la cooperación para acordar las líneas de actuación.

También tiene la misión de coordinar, programar y divulgar las actividades de sensibilización y de formación con la realización de cursos básicos anuales.

El Consejo se dota de las bases propias, reglamentos y formularios necesarios para regular el ámbito de la cooperación. De acuerdo con estos documentos hace el análisis, la evaluación y el seguimiento de los proyectos promovidos por las entidades y revisa la justificación final.

El Consejo eleva sus propuestas a los órganos competentes del Ayuntamiento para que se adopten, se envíen o, si procede, se ejecuten.

Organización del Consejo

Debido a la cantidad de entidades que participan -de momento unas cincuenta- el Consejo se ha reorganizado para hacerse más operativo.

Así la totalidad de sus miembros se reúnen tres veces al año en un pleno: a principios de año para presentar el presupuesto, el calendario y las líneas de trabajo; a mediados de año para aprobar los proyectos de cooperación, y a final de curso para hacer balance y pasar cuentas.

Comisión Permanente

Entre estas sesiones plenarias el Consejo funciona con una Comisión Permanente, integrada por la regidora que la preside, los representantes de los cuatro grupos municipales, los asesores y los representantes de ocho entidades que son vocales, además del secretario.

Los ocho representantes de las entidades se renuevan cada cuatro años, y así participan durante dos años en la Comisión Permanente del Consejo, facilitando la rotación. Esto permite impulsar las iniciativas propias, conocer las otras y hacer avanzar Terrassa Solidaria.