El Ayuntamiento de Terrassa, dentro de las acciones para la mejora del entorno, ha hecho todo de actuaciones para mejorar el problema de los huertos familiares no ordenados.

En 1998 se construyó un nuevo equipamiento de huertos municipales, en la finca de Torre Mossèn Homs. Este equipamiento tiene 86 parcelas de cultivo, además de dos edificaciones donde están las taquillas para las herramientas de cada usuario. Los primeros usuarios ocuparon las parcelas en 1999, y durante estos años de funcionamiento se han ido mejorando diferentes aspectos puntuales de la instalación.

Una de las actuaciones es el establecimiento de huertos municipales. A mediados de los años ochenta se hizo la primera prueba piloto en la finca de ca n'Alavedra, instalación que funcionó hasta septiembre de 2004.

De forma paralela, el Ayuntamiento ha ido actuando en la retirada de aquellos huertos que ocupaban terrenos de dominio público, conjuntamente con otros servicios municipales para erradicar el chabolismo puntual o problemas de venta de estupefacientes en estos espacios.

Desde julio de 2007 funciona un nuevo emplazamiento de huertos municipales, los huertos de Can Casanoves.

Este equipamiento dispone de 81 nuevas parcelas, con sus taquillas para las herramientas, sistema de riego, etc.