La revisión catastral lleva como consecuencia: 

 

El cambio de la base imponible del Impuesto de Bienes Inmuebles

El incremento de valores fruto de la nueva revisión se aplican en el IBI de forma escalonada en el plazo de 10 años.

Cada año se aplica el 0,1 (un 10%) de la diferencia positiva entre el valor nuevo y el anterior a la revisión, con una fórmula progresiva que regula el impacto. Si la diferencia es negativa, se aplica toda el primer año. 

Sobre la base imponible se aplica el tipo impositivo aprobado por el Ayuntamiento para obtener el importe de IBI, así como las bonificaciones que permiten reducir el impacto.

La base liquidable del Impuesto para el 2018 experimentará un descenso de l‘1,45% respecto al 2017, centrando la atención en el uso vivienda el incremento será del 1,85%. Lo que supone un incremento medio inferior a 6 €.

         

 

 

 

El cambio en los valores de cálculo del Impuesto sobre el Incremento de los Valores de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía)

La base imponible del impuesto se calcula a partir del valor del terreno en el momento de la transmisión, que será el mismo que tenga fijado a efectos del IBI, al cual se aplicará un coeficiente aprobado por el Ayuntamiento en función del número de años transcurridos desde la adquisición del inmueble. Sobre la base imponible se aplica el tipo impositivo aprobado al ordenanza fiscal. 
 

El cambio en la base otros impuestos no municipales

En Cataluña, para calcular la base de tributación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones  y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales también tienen en cuenta para su cálculo el valor catastral actualizado con coeficientes que van en función de la antigüedad de la última Ponencia Técnica de Valoración.

En Terrassa el coeficiente multiplicador anterior a la revisión era de 1,70 sobre el valor catastral.

Con la revisión catastral se actualizarán  las bases de cálculo.