Terrassa tiene una trayectoria histórica de trabajo constante para la mejora de los diferentes servicios públicos con el objetivo de poner en marcha políticas públicas inclusivas, facilitadoras y acogedoras.

El Plan Local de Inclusión Social de Terrassa (PLIS) se aprobó en el Pleno Municipal del 31 de marzo de 2011, un momento de crisis económica global profunda, que generó cambios sociales importantes. La coyuntura política modificó el diseño inicial del PLIS, creando nuevos espacios de participación y trabajo, como el Foro de ciudadania. Mediante estos espacios se desarrollaron parte de las acciones previstas, durante el mandato 2011-2015, desde una perspectiva de inclusión social.

En el marco del nuevo mandato 2015-2019, el Pleno Municipal del 29 de octubre de 2015 aprobó una propuesta de resolución para luchar contra la exclusión social, acordando una propuesta de actualización, donde se acuerda desarrollar un proceso participativo de carácter asociativo y ciudadano que permita la obtención del consenso social suficiente para la definición e implementación del nuevo Plan Local de Inclusión social.

El Plan Local de Inclusión Social es el documento que, a partir de una diagnosis estratégica de los riesgos de exclusión y vulnerabilidad social de la ciudad, establece los mecanismos de cooperación y concertación entre los diferentes agentes implicados con el fin de aplicar medidas en red.

En 2018 el Ayuntamiento asume el reto de articular las políticas de inclusión social desde la perspectiva de la acción comunitaria, siguiendo el nuevo marco metodológico de la Generalidad de Cataluña.