Terrassa es pionera en la protección y promoción de la diversidad afectiva, sexual y de identidad de género. Este liderazgo es vital para conseguir mejores cuotas de inclusión y normativización de la diversidad en la ciudad, fomentándolas en el marco de la red asociativa de la ciudad.

A lo largo de nuestra historia y en nuestra cultura, las personas con orientaciones afectivas, sexuales e identidades de género diferentes a las normativas han sufrido incomprensión y discriminación por parte de los poderes del Estado y de la mayoría de la sociedad.

La lucha contra este maltrato ha conseguido poner fin a la discriminación en el ámbito legal, donde se ha conseguido prácticamente la igualdad.

Pero la realidad social es otra. Ciertamente las personas LGTBIQ (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, intersexuales y queers) viven con mucha más libertad que hace unos años, pero aun hay reductos importantes de incomprensión, de prejuicios, de discriminación, de homofobia, lesbofobia, transfobia, intersexofobia y bifobia.

Conscientes de esta realidad, el Ayuntamiento da un paso más allá del cartapacio dictado el 19 de Junio del 2015, con la creación de la nueva Concejala LGTBIQ, para impulsar políticas que permitan continuar ejerciendo este liderazgo.

El contenido web seleccionado ya no existe.