Terrassa celebra el Día Internacional de la Ciudad Educadora

Se ha organizado una ruta por siete escuelas municipales para conocer los proyectos que se desarrollan en cada uno de los centros

La ciudad celebrará mañana jueves, 30 de noviembre, la segunda edición del Día Internacional de la Ciudad Educadora, una jornada a la que Terrassa se adhiere para poner en valor y dar a conocer la tarea que la ciudad lleva a cabo en el ámbito educativo, así como para crear conciencia de la importancia de la educación como motor de cambio y sumar nuevos aliados en favor de este modelo de ciudad. Terrassa se suma a esta celebración global de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras — figuran 480 ciudades de 35 países—, y pretende contribuir a la consecución de la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible. Esta agenda, elaborada mediante un diálogo sin precedentes entre los estados miembros de Naciones Unidas, los gobiernos locales, la sociedad civil, el sector privado y otros agentes, otorga especial importancia a las ciudades y en la educación de calidad para todo el mundo y a lo largo de toda la vida.

En Terrassa, el Ayuntamiento, a través del Servicio de Educación, ha organizado durante todo el día de mañana un recorrido por siete escuelas municipales (tres guarderías, dos escuelas de educación especial, la Escuela de Arte y Diseño y la Escuela de Música). En cada escuela, un miembro de la comunidad educativa del centro (profesorado, alumat y/o familias) hará lectura del manifiesto conjunto de los alcaldes y alcaldesas de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras. El objetivo de esta edición es hacer hincapié en el trabajo de los agentes educativos como aliados indispensables de los gobiernos locales para fomentar una ciudad donde prevalezca la inclusión y la igualdad de oportunidades, la justicia social, la equidad, la diversidad; una ciudad libre de todo tipo de violencia, que promueva la democracia participativa, la convivencia entre diferentes culturas, el diálogo entre generaciones, la empatía, la cooperación, etc. Esta ambición responde a los principios recogidos a la hoja de ruta de la Carta de Ciudades Educadoras.


El rol de los gobiernos locales

Terrassa se declaró Ciutat Educadora el 1994 y, desde entonces, el Ayuntamiento y la comunidad educativa ha trabajado por un modelo de ciudad que articule una gran red local de actores educativos —públicos y privados— alrededor de un proyecto educativo común.

En este sentido los gobiernos locales que se añaden, sitúan la educación como eje central de su proyecto político. Destacan a la vez por su compromiso activo al contrarrestar factores como la violencia, el racismo, la desigualdad, la segregación de barrios, el predominio del coche por encima del peatón en los caminos escolares, la privatización y deterioro de los espacios públicos, entre otros. El Ayuntamiento, por lo tanto, asume en primera instancia el compromiso con este modelo de ciudad, articulando una gran red local de actores educativos —públicos y privados— alrededor de un proyecto educativo común.