Se eleva al Pleno la aprobación definitiva del cambio a la gestión pública del servicio de abastecimiento de agua

Para hacer efectiva la gestión pública del servicio, se propone una última prórroga forzosa hasta el 9 de diciembre de 2018

Terrassa será una de las primeras grandes ciudades del Estado que remunicipaliza la gestión del servicio de abastecimiento de agua, si en el Pleno ordinario de marzo se aprueba definitivamente el cambio a la gestión pública, formalizando así una decidida apuesta por la gestión municipal directa como garantía de un servicio público, eficiente, de calidad, transparente, participativo, equitativo y social. El equipo de Gobierno propondrá al próximo Pleno Municipal la aprobación definitiva del cambio del modelo de gestión actual, mediante concesión con una empresa privada, a la gestión pública, y la creación de la Entidad Pública Empresarial Local «TERRASSA CICLO DEL AGUA, EPEL». También se eleva al Pleno la aprobación definitiva del Reglamento del servicio municipal de abasto de agua y los Estatutos de la Entidad.

La decisión que tome el Pleno puede arreciar la voluntad de la mayoría del Consistorio que el pasado 7 de septiembre de 2017 ya aprobó inicialmente el cambio de modelo a la gestión pública, con el voto favorable de los grupos del PSC, de TeC, de ERC-MES y de la CUP, que suman 20 de los 27 regidores/as en el Ayuntamiento de Terrassa. Después del correspondiente periodo de información pública, que finalizó en noviembre, los servicios municipales han estudiado las alegaciones presentadas y han elaborado los informes correspondientes, que se presentarán al Pleno de marzo.

El inicio del nuevo servicio

Si el Pleno aprueba definitivamente el cambio, para hacer efectiva la gestión pública del servicio, habrá que constituir el Consejo de Administración de TERRASSA CICLE DE L'AIGUA, EPEL y dar continuidad a los trabajos de preparación del nuevo servicio, como la adecuación de las nuevas oficinas y las herramientas informáticas necesarias, y la incorporación a la Entidad Pública de las personas que actualmente trabajan al servicio del agua en Terrassa.

Está previsto que estos trabajos por el traspaso del servicio se alarguen hasta finales de año, puesto que el Ayuntamiento quiere asegurar que el inicio del nuevo servicio se haga con todas las garantías, cosa que hace necesaria la aprobación, por parte del Pleno, de una última prórroga forzosa. Una prórroga que se propone de 6 meses (como las anteriores), y que será efectiva por lo tanto hasta el 9 de diciembre de 2018.