Terrassa pone en marcha la prueba piloto del servicio de paradas intermedias en el Bus de Noche para mejorar la seguridad

Se pone en marcha el viernes y lo podrán utilizar los colectivos de mujeres, menores de 16 años, gente mayor y personas en situación de discapacidad

El Ayuntamiento de Terrassa y Transports Municipals d'Ègara SA (TMESA) ponen en marcha este viernes la prueba piloto de un nuevo servicio para mejorar la seguridad y la movilidad de determinados colectivos en sus recorridos nocturnos. Este servicio, que se aplicará en el Bus de Noche, estará restringido a mujeres, jóvenes menores de 16 años, gente mayor y personas en situación de discapacidad. Estos colectivos podrán solicitar paradas intermedias, sólo de bajada y no de subida, entre dos paradas fijas de la ruta.

Esta iniciativa, que ya se lleva a cabo en otras ciudades del Estado, es fruto de la incorporación de la perspectiva de género al análisis de la movilidad de las personas y la constatación que las mujeres tienen una percepción de mayor inseguridad en determinados espacios públicos, especialmente en horario nocturno, ya sea por la falta de concurrencia, la mala visibilidad, la dificultad de acceso o por el carácter inhóspito de la zona, y por lo tanto son evitados.

En este sentido, con el objetivo de facilitar la movilidad de las mujeres en cualquier espacio y a cualquier hora, y de garantizar su seguridad, el Pleno del Ayuntamiento aprobó en enero de 2018, a propuesta del Grupo Municipal CUP, una Propuesta de Resolución para estudiar la implantación, en horario nocturno, de un servicio de paradas intermedias en los autobuses. Una vez evaluada la viabilidad de esta propuesta conjuntamente con TMESA, se creyó conveniente ampliar los colectivos que podían beneficiarse.

Así, el 15 de junio se implementa la prueba piloto del servicio de paradas intermedias al Bus de Noche, que tendrá una duración de tres meses. A mediados de septiembre, el Ayuntamiento y TMESA harán una valoración del funcionamiento del servicio a lo largo de este periodo.

El Buzo por la noche funciona los viernes, sábados y vigilias de festivos, de 22.20 h a 4.15 h. La ruta, que empieza y finaliza en la zona del Parque Vallès, tiene un total de 30 paradas y sigue el mismo recorrido circular que la línea 9 (Avenidas). Quién quiera utilizar este servicio tendrá que comunicarlo cuando suba al vehículo al conductor o la conductora, que serán quien determinen la posibilidad o no de hacerlo, puesto que uno de los criterios fundamentales es garantizar las condiciones de seguridad en las bajadas. Un golpe se pare el vehículo, habrá que bajar por la puerta delantera.

TMESA implantó el Buzo por la noche el marzo del 2007. El año 2017 esta línea cerró el ejercicio con un total de 19.845 personas usuarias. Los viernes la utilizaron una media de 170 personas, mientras que los sábados la cifra se incrementó a 220. Julio fue el mes que registró más viajes, con un total de 2.467, seguido de septiembre (2.003) y junio (1.866). Por el contrario, los meses con menos demanda fueron enero (1.117) y el agosto (1.315).