Parc de Sant JordiEl parque de Sant Jordi se encuentra en el oeste de Terrassa, en el barrio de Ca n'Aurell, entre las calles del Pare Llaurador, Dr. Ullés y plazas de Zamenoff, de Sant Oleguer y de Freixa Argemí.

En el siglo XIX la familia Freixa era la propietaria de estos terrenos donde instalaron una fábrica de tejidos. En 1907 el industrial Josep Freixa i Argemí decidió convertir la fábrica en residencia familiar, por lo que encargó al arquitecto Lluís Muncunill y Parellada el proyecto de remodelación del edificio. El arquitecto concibió un edificio modernista de inspiración gaudiniana con una torre-mirador en el lado este, donde lo que más destaca son los perfiles redondeados y el uso del arco parabólico. Esta transformación convirtió la masía Freixa en una de las joyas del modernismo catalán que el arquitecto rodeó de unos jardines de inspiración inglesa.

En 1958 el Ayuntamiento adquirió la masía y parte de los jardines. Para la Fiesta Mayor de 1959 se inauguró el espacio como parque de Sant Jordi y en la masía se instaló la nueva sede de la Escuela Municipal de Música. Sus jardines se convirtieron en el primer parque público de la ciudad.

El gran jardín, ahora parque, se conservó con sus características, tanto de estructura, como de vegetación y viabilidad, al estilo de principios de siglo. El recinto se completó con un pequeño estanque y una zona de juegos infantiles. También se instaló un solarium acristalado para la gente mayor, un gimnasio y un pequeño bar.

El parque debe su nombre a uno de sus elementos decorativos: la estatua de una reproducción del San Jorge de Donatello, que fue llevada a Terrassa desde Italia a principios de siglo y que preside el patio posterior de la masía.

En el parque encontraremos otros elementos decorativos emplazados entre la frondosa vegetación existente.

A mediados de los años 60 se construyó un anfiteatro a cielo abierto en la hondonada del torrente del Batlle.

Durante los años 80 se amplió el parque, recuperando el espacio de los últimos que formaban parte, antiguamente, del torrente del Batlle donde se inició una zona de ocio con picnic, nuevos juegos infantiles, etc.

En el año 2002 se derribó una antigua nave industrial en la calle Pare Llaurador convirtiendo parte del espacio liberado en la plaza de Adelina Gregoriano y abriendo una nueva entrada al parque por la zona norte.

Dentro del parque podréis disfrutar del parque de las rosas, reformado en 2010, que recuperó la importante tradición jardinera que acoge este espacio.Podréis encontrar, a partir de la primavera, las célebres variedades de rosas: Charles de Milles, La France, Dot y Alba Máxima, entre las más destacadas. En la misma zona encontraréis una glorieta, elemento original de la remodelación efectuada por Lluís Muncunill.

Actualmente la Masía Freixa acoge la Concejalía de Proyección de la Ciudad y Turismo así como la Sindicatura de Greuges.

El parque, con 22.000 m2, es un espacio para pasear, jugar, sentarse a leer... cuenta con diferentes espacios de juegos pensados ​​para diferentes edades, y está dotado de accesos adaptados para facilitar su disfrute a todos.

Masia Freixa

Para más información, pueden consultar la ficha del parque.

Ficha del Parque de Sant Jordi