El proceso de la ciudad de Terrassa hacia la sostenibilidad

Terrassa ya ha iniciado el camino hacia la sostenibilidad. El compromiso con la carta de Aalborg es el primer paso hacia una nueva manera de entender el desarrollo en nuestra ciudad, en un entorno donde los procesos hacia la sostenibilidad cogen fuerza progresivamente.

La adhesión a la Carta de Aalborg

El Ayuntamiento de Terrassa aprueba, en el Pleno Municipal del 30 de noviembre de 1995, la adhesión a la Carta de Aalborg y, por tanto, asume los compromisos reflejados en este documento y especialmente la preparación de un plan de acción local a favor de un desarrollo sostenible que incluya objetivos mensurables para dar respuesta a los problemas ambientales de las ciudades modernas: la conservación del entorno natural y agrícola, la conservación de la biodiveristat existente, el uso de energías renovables, la pérdida del suelo fértil, la movilidad y el transporte, y la contaminación, tanto del agua como del aire y del suelo.

La Auditoría Ambiental municipal de Terrassa

El Ayuntamiento de Terrassa, con la colaboración del Área de Medio Ambiente de la Diputación de Barcelona y a través del Programa de auditorías ambientales municipales, realiza la Auditoría Ambiental de Terrassa. Los trabajos de recogida de datos se inician en enero de 1996 y se alargan hasta finales de 1997. El siguiente paso es la redacción de un documento de prediagnosis ambiental, un documento que permite un proceso de participación ciudadana. El Documento de diagnóstico ambiental de Terrassa, fruto del proceso de participación y trabajo final del equipo auditor, se presentó públicamente el día 3 de diciembre de 1998.

La adhesión a la Red de Ciudades Sostenibles

La Declaración de Hannover

En febrero de 2000, del Ayuntamiento de Terrassa participa en ala III Conferencia de Ciudades y Pueblos hacia la Sostenibilidad celebrada en Hannover. En esta conferencia se redactó la Resolución de Hannover, que avanza en los compromisos y en los progresos hacia la sostenibilidad que deben seguir las estrategias locales del siglo XXI. Posteriormente, el Ayuntamiento de Terrassa ratificó los compromisos de la Declaración de Hannover.

Una vez iniciado el proceso de redacción de la Auditoría Ambiental, el Ayuntamiento de Terrassa participa en la constitución de la Red de Ciudades y Pueblos hacia la Sostenibilidad, impulsada por la Diputación de Barcelona, ​​y se adhiere. Esta red agrupa municipios de Cataluña que trabajan para mejorar su sostenibilidad desarrollando auditorías municipales, agendas 21 y planes de acción local, y creando un marco de discusión y de debate conjunto para avanzar en el camino de la sostenibilidad. En la actualidad, ya son más de 150 las ciudades y los pueblos de la provincia de Barcelona adheridos a la red.

El Foro Ambiental y el Plan de Acción Ambiental

Si bien a finales del año 1998 se comenzó a trabajar en la redacción del Plan de Acción Ambiental (mediante la redacción del documento Estrategia hacia la Sostenibilidad: la Agenda 21 de Terrassa), este proceso volvió a tomar fuerza a principios del año 2001 con la constitución del Foro Ambiental. Este mecanismo de debate y participación ciudadana, abierto a todos los ciudadanos y agentes locales de Terrassa, ha impulsado el proceso de elaboración del Plan de Acción Ambiental que se concreta en el presente documento.

El Plan de Acción Ambiental también debe tener en cuenta los programas económicos y sociales que el Ayuntamiento debe desarrollar y que contribuyen a la sostenibilidad de la ciudad de Terrassa porque promueven la justicia social, la solidaridad y la satisfacción de las necesidades básicas de todos los ciudadanos. En el desarrollo de las acciones previstas en el plan se tendrán en cuenta criterios sociales para facilitar la integración de las entidades ciudadanas, de los colectivos y de las empresas que trabajan en estos ámbitos.

Este plan se estructura en 7 líneas estratégicas que agrupan 20 programas de actuación y 97 acciones. Todas estas propuestas, que definirán el marco de actuación para los próximos años, nos deben permitir garantizar una ciudad sostenible, que mantenga el equilibrio entre desarrollo y medio urbano y natural, a fin de asegurar la calidad de vida de la ciudadanía actual y de las próximas generaciones, que deben encontrar un medio ordenado y en las mejores condiciones.