Terrassa es de las ciudades y territorios que dispone de más y más diversos testimonios patrimoniales de su evolución a lo largo del tiempo. Desde la prehistoria, con los yacimientos paleontológicos de Vallparadís, la cultura íbera, los romanos, los visigodos, sarracenos y cristianos, la importancia del mundo medieval y del entorno agrícola ... Y la revolución industrial, el mundo del textil, y la etapa modernista.

Todos estos momentos de la evolución han dejado testimonios de gran riqueza y diversidad patrimonial que, afortunadamente, han llegado hasta nuestros días. Muchas instituciones y personas, a lo largo de los últimos siglos y en la actualidad, han trabajado para su salvaguarda, haciendo así posible que hayan llegado hasta nuestros días.

Edificios, documentos, tejidos, libros, objetos de uso cotidiano y paisajes de tiempos pasados ​​nos acompañan y ayudan a comprender la ciudad donde vivimos y trabajamos y nos dan el impulso necesario para, a partir de nuestro pasado y nuestra realidad, construir nuestro futuro colectivo.