La calidad del aire es una de las principales preocupaciones actuales, debida a los altos niveles de contaminación presentes en la atmósfera, mayoritariamente en forma de gas, pero también en forma sólida, como las partículas en suspensión.

La mala calidad del aire provoca graves afectaciones al medio ambiente y la salud de las personas. Actualmente la mayor parte de la población catalana está expuesta a altos niveles de contaminación. En Barcelona, ​​el 95% de la población está expuesta a niveles superiores de los valores de protección de la salud establecidos por la OMS, causando 3500 muertes prematuras cada año.

Porcentaje de la población urbana de la UE-28 expuesta a concentraciones de contaminantes del aire por encima de la concentración de referencia de la UE y de la OMS (2012 hasta 2014). Fuente: EEA (2016).

Con el fin de velar por el bienestar de la ciudadanía, es necesario analizar la calidad del aire de las ciudades, conocer qué contaminantes afectan a la población y cómo se originan, y poder aplicar medidas correctoras y preventivas.