La atención domiciliaria es un conjunto de servicios que se realizan en el propio hogar del usuario. Polivalentes y abiertos a toda la población, de duración temporal y transitoria a excepción de los casos de atención a la vejez y algunas disminuciones, pretenden evitar, en la medida de lo posible, el internamiento de la población vulnerable en servicios de tipo residencial.

¿Qué es?

Conjunto organizado y coordinado de acciones que se realizan en el hogar del usuario, dirigidas a proporcionar atenciones personales, de carácter urgente, ayuda al hogar y soporte social a aquellas personas o familias con situación de carencia de autonomía personal, dificultades de desarrollo o problemáticas familiares

El SSAD está constituido por diversos servicios:

  • Ayuda a domicilio: un/a profesional desarrolla acciones básicamente de atención a la persona y atención en el hogar
  • Teleasistencia: atención puntual y asistencia rápida en caso de emergencia, a través de una alarma telefónica
  • Comida a domicilio: suministro de una comida diaria, de acuerdo con la situación de la persona y de la dieta que requiera