"Cuando existen relaciones de violencia machista, a menudo, se utiliza la patria potestad para seguir ejerciendo esta violencia"

Entrevista a Sònia Rodríguez Parra, abogada del Servicio de Información y Atención a las Mujeres de Terrassa (SIAD- Casa Galeria)

Terrassa, 13 de desembre de 2023

 

¿Qué ofrece el SIAD?

El SIAD-Casa Galeria es un servicio municipal, gratuito y confidencial que ofrece información y asesoramiento a las mujeres mayores de 16 años de los municipios de Terrassa, Matadepera, Rellinars, Ullastrell, Vacarisses y Viladecavalls, en relación con el ejercicio de sus derechos en todos los ámbitos de su vida, ya sea laboral, social, personal y familiar, y especialmente a las mujeres en situación de violencia machista.

Actualmente desde el SIAD, ofrecemos un servicio de acogida, asesoramiento jurídico, atención psicológica y inserción laboral. Y contamos con un soporte de traducción y mediación, en caso de que la mujer no hable o entienda las lenguas oficiales. Es importante remarcar que el SIAD es un servicio especializado en violencia machista, pero también atiende a otras demandas y necesidades diversas de las mujeres.

¿Cuáles son las principales consultas que recibe en el SIAD?

Mayoritariamente, las consultas tienen que ver con cambios vitales, sobre todo con procesos de separación de la pareja, ya sea a nivel jurídico o emocional.

A menudo nos encontramos con situaciones muy complicadas, y que las demandas no acaban de concretarse. Este tipo de consultas entran por el servicio de acogida, y lo que hacen las trabajadoras sociales junto con la mujer, es intentar centrar la demanda, ponerle un nombre a la situación que está viviendo, y marcar las prioridades por atender. Dentro del servicio jurídico, las demandas más frecuentes son las relacionadas con las separaciones de pareja.

La siguiente consulta tiene que ver con la inserción laboral. Me gusta remarcar este aspecto, puesto que muchos de los problemas que tienen las mujeres en situación de violencia machista, están fundamentados en que no tienen una independencia económica, o tienen dificultades para sostener un puesto de trabajo, todo ello a causa del control que ejerce su pareja. En definitiva, la independencia, la toma de decisiones y la autonomía pasa por tener las necesidades básicas cubiertas. Para nosotros este servicio resulta imprescindible, y es muy importante que la profesional del SIAD tenga especialización en violencia machista.

¿Cuál es el papel del SIAD cuando contacta con vosotros a una mujer que está sufriendo violencia machista?

Lo primero que hacemos es escuchar, ver qué necesidades tiene, y establecer de conformidad con la mujer cuáles son sus prioridades, y qué necesita o qué piensa ella para salirse de esa situación. A partir de ahí, si la necesidad pasa por poner una denuncia, se le informa de todo lo que conlleva, qué significa poner una denuncia, qué objetivo tiene una denuncia, o cuáles pueden ser los posibles resultados si ésta es penal. Hay denuncias que son mucho más sencillas, y simplemente hacemos un asesoramiento informativo, así como otras denuncias más complejas, que quizás necesitan un acompañamiento más extenso en el tiempo. También existen casos más graves que requieren una evaluación del riesgo que sufre la mujer y en su caso se emprenden acciones específicas, siempre de forma acordada con ella.

¿Cómo se coordina el SIAD con otras organizaciones y servicios de la ciudad para ofrecer un apoyo integral a las mujeres que buscan ayuda?

El SIAD trabaja en red con otros servicios y recursos de la ciudad para proteger y acompañar a las mujeres que se encuentran en situación de violencia machista. Desde hace más de dos años formamos parte de la Mesa de Violencia Machista, un organismo que tiene como objetivo coordinar a todas las administraciones, instituciones, organizaciones y entidades que intervienen en el abordaje de la violencia machista en Terrassa. Estamos estableciendo los protocolos y circuitos de coordinación, teniendo en cuenta que éstos son dinámicos, así como un programa de formación de todos los equipos profesionales implicados.

En este sentido, otra de las tareas que realizamos desde el SIAD es el asesoramiento a profesionales. Hay mujeres que no están preparadas para ir a un servicio especializado, porque no quieren ponerse la etiqueta de mujer maltratada o víctima, y ​​el vínculo lo hacen con servicios sociales o su médico o cabecera, etc. Por eso damos pautas para que estos profesionales puedan acompañar a esta mujer hasta que realmente podamos acogerla en un servicio especializado y trabajar esta violencia que está sufriendo, en caso de que sea necesario.

Si hablamos del servicio jurídico, ¿cuál es la principal consulta legal que demanda la mujer que visita el SIAD?

Divorcios y separaciones y ejecuciones de sentencias. Es decir, mujeres separadas o divorciadas, cuyas ex-parejas no cumplen con lo establecido en la sentencia, mayoritariamente debido al impago de la pensión de alimentos de los hijos e hijas, y en lo que se refiere al régimen de visitas de las criaturas. Sin duda, ésta es la demanda con el grosor más importante.

También existen muchas consultas relacionadas con el procedimiento judicial de modificación de medidas matrimoniales, así como de situaciones en las que progenitoras y progenitoras no se ponen de acuerdo a la hora de tomar decisiones respecto de los hijos e hijas: cambio de escuela o de residencia, tratamientos médicos, etc. A menudo aparecen actitudes saboteadoras, donde se llevan la contraria sistemáticamente.

Cuando existen relaciones de violencia machista, a menudo, se utiliza esta patria potestad, esta facultad de decisión sobre las cosas que afectan a los hijos e hijas para seguir ejerciendo esta violencia.

¿Qué tipo de apoyo ofrece a estas niñas y niños?

En el SIAD no atendemos directamente a los hijos e hijas, lo hacemos a través de la atención a las madres en el Servicio Jurídico y en el Servicio de Psicología. La atención a las criaturas se realiza desde el Servicio de Intervención Especializada (SIE) o los recursos de salud mental infantil y juvenil de los servicios sanitarios, coordinadamente con el SIAD.

Durante la conversación han ido apareciendo las diferentes consultas que recibe en el SIAD. ¿Ha notado el aumento de alguna consulta en concreto en estos últimos tiempos?

En este último año, estamos notando un aumento de las consultas sobre cómo poner una denuncia por violencia machista y qué implicaciones comporta.

Y otra consulta que en los últimos tiempos está aumentando es todo lo que tiene que ver con liquidaciones de propiedades. Mujeres que están separadas o divorciadas desde hace tiempo, y todavía tienen inmuebles en común con sus exparejas.

Ya por último, ¿estás de acuerdo en que todavía persiste una naturalización del machismo muy arraigada entre la juventud?

Efectivamente, nos encontramos con parejas muy jóvenes, en las que cosas que parecerían superadas no lo están en absoluto y todavía generan malestar y mucha angustia. Por ejemplo, a menudo tengo que contar a las mujeres que para salir a cenar con las amigas, no se está haciendo nada que no podamos hacer; o que para ir a terapia psicológica o no tener un trabajo, no pueden tomarte los hijos e hijas.

Lamentablemente, todavía pesan muchos mitos sociales y mucha presión sobre las mujeres, sobre lo que haces y lo que puedes y no puedes hacer, el mito de la "mala madre" y la justificación del control por parte de los hombres, sigue muy vigente. Porque al machismo le interesa que estas ideas sigan arraigadas y que las mujeres se lo crean. Estamos partiendo de una desigualdad muy grande, y además, seguimos creyéndonos que esto funciona así. Una gran mayoría de las mujeres que atendemos al SIAD, muchas de ellas jóvenes, piensan de esta forma, y ​​esto es preocupante y alarmante, y ha llegado el momento de empezar a erradicarlo.