La campaña "Treu-te la roba" recoge más de 1.200 kg de residuos textiles en los diez puntos de contenedores naranjas seleccionados

El objetivo de la campaña ha sido el de aumentar la concienciación ciudadana sobre la necesidad de reciclar y reaprovechar las prendas textiles y el calzado en desuso, en una iniciativa enmarcada en el Pacto para la Moda Circular en Cataluña, al que Terrassa se adhirió en octubre de 2022.

Así, mediante la campaña "Treu-te la roba" el Ayuntamiento ha querido fomentar la concienciación ciudadana sobre la necesidad de reducir, reutilizar y reciclar el textil; así como dar a conocer la red de los 120 contenedores naranjas repartidos por la ciudad y donde se puede depositar la ropa y calzado viejo o que ya no utilizamos.

Para la concejala del Ciclo del Agua, Patrícia Reche, aunque Terrassa es la tercera ciudad de Catalunya que recoge más ropa, sólo por detrás de Barcelona y Mataró «todavía existe un amplio margen de mejora para aumentar la reutilización y el reciclaje, tanto del textil como del calzado, hacia un modelo de economía circular. Como Ayuntamiento debemos seguir tomando el acelerador en cuanto a las políticas ambientales y debemos impulsar acciones, acciones que serán mayores o menores, pero que siempre compartan el objetivo a luchar o mitigar la emergencia climática». Por parte de las entidades que colaboran en el servicio de recogida de esta fracción y que se han implicado en la campaña, como Eco Inserción y la Fundación Formació i Treball, agradecen al Ayuntamiento de Terrassa «que se hagan este tipo de iniciativas para mejorar la recogida del textil».

Aportaciones realizadas

Finalizada la campaña, se han contabilizado un total de 332 aportaciones; 1.283 kilos de residuos textiles y más de 200 registros para obtener una aportación por la bonificación de la tasa (si hacían dos entregas en los puntos, se compatibilizaban como dos aportaciones al punto limpio).

Unos 3 kg por habitante y año

Desde 2019, la recogida selectiva de residuos está estabilizada en torno a las 680 toneladas de residuos textiles, lo que significa unos 3 kg por habitante y año. De las 675 toneladas recogidas por la entidad Formació i Treball, un 59% fue ropa reutilizable; un 37% es reciclable y un 4% se valoriza energéticamente.

Terrassa tiene contenedores naranjas desde el año 2012 y, actualmente, cuenta con una red de 120 recipientes que gestiona Formació i Treball, Empresa de Inserció S.L., entidad que trabaja para la integración social, el desarrollo personal y la sostenibilidad. El material que recogen lo separan y clasifican, por lo que el que está en peores condiciones se recicla para obtener nuevas fibras y, el resto, lo clasifican para su reutilización.

Actualmente, Terrassa dispone de un contenedor por cada 1.858 habitantes. El objetivo es tener 174 a partir del día 1 de enero de 2025 para cumplir así con las normas europeas y el Pacto por la Moda Circular, ya que la ciudad contaría con un contenedor por cada 1.281 habitantes.

La adhesión de Terrassa al Pacto para la Moda Circular de Cataluña responde a la necesidad de incrementar la recogida selectiva de residuos textiles y se alinea con los objetivos fijados en el Plan de Residuos 2018-2030 para avanzar hacia el residuo cero. En el caso de los residuos textiles, el Plan contempla que en 2030 habrá que recoger en Terrassa de forma selectiva, como mínimo, el 35% en peso de la fracción textil y calzado generada.