El proyecto de recuperación de la viña y el programa de protección del suelo no urbanizable se presentan en el Banco de Buenas Prácticas de los Gobiernos Locales de Catalunya

El BBP es un servicio que está impulsado por la Federación de Municipios de Catalunya (FMC) y de la Fundació Carles Pi i Sunyer de Estudios Autonómicos y Locales, con la colaboración de municipios e instituciones vinculadas con los gobiernos locales. Estas dos propuestas se presentan porque se considera que son dos proyectos innovadores que pueden aplicar otros ayuntamientos o entidades locales.

Con el proyecto del cultivo de la viña, Terrassa recuperará su pasado vitivinícola plantando 4.500 cepas en una parcela de la finca municipal de Mossèn Homs, de 1,6 hectáreas, que será explotada por la empresa Rabassaires, con la cual el Ayuntamiento firmó el diciembre de 2021 un contrato de arrendamiento rústico y de aprovechamiento agrícola. Además, también se intenta recuperar una variedad autóctona, como es lo Terrassenc, que está muy ligada al patrimonio agrícola local, en una iniciativa que ha contado con la participación ciudadana. En la investigación de esta variedad, entre septiembre y octubre de 2021, el Instituto Catalán del Vino (INCAVI) recogió ocho muestras para analizarlas genéticamente. El inquilino se compromete a que un 10% de las viñas se dediquen al cultivo experimental de esta variedad autóctona a recuperar.

El programa de protección del suelo no urbanizable protege el patrimonio agrícola, histórico y cultural a la Anella Verda. Creado en verano de 2021, está impulsado por un equipo multidisciplinario que inspecciona y controla las construcciones y los usos actuales que se hacen en este entorno natural protegido, que representa el 65% del territorio, para verificar si se ajustan a la normativa. El año 2021 cerró con una cincuentena de inspecciones, que derivaron en la apertura de 26 requerimientos a las propiedades por construcciones sin licencia, por construcciones precarias o en mal sido, acumulación de residuos o usos indebidos.

La web del Banco de Buenas Prácticas recoge, actualmente, 29 proyectos de Terrassa, que han sido aceptados desde el año 2010. Entre estos figuran el Cuestionario de obras, una herramienta digital que ayuda a la persona usuaria a determinar el tipo de permiso que necesita antes de hacer una obra; el Observatorio del agua de Terrassa (OAT), un órgano que articula la participación ciudadana en la definición de las políticas y en las decisiones estratégicas que afectan el servicio de abastecimiento de agua municipal; y también el programa de huertos urbanos, "Conreant Terrassa", que promueve la creación de una red ciudadana de espacios verdes, que son sostenibles desde un punto de vista social y agronómico, y que han servido para crear huertos urbanos de autoconsumo.

Todas las propuestas de Terrassa se pueden consultar en la web del Banco de Buenas Prácticas.