El Ayuntamiento repartirá 1.850 cubos de orgánica entre el alumnado de 6º de primaria y 1º de ESO

Las escuelas participantes son: Delta, Lumen, Cim, El Vallès, Santa Teresa de Jesús, Institut Ègara, Font de l'Alba, la Nova Electra, Mare de Déu del Carme, Joaquima de Vedruna, Ramon Pont, Ponent, Isaac Peral, Maria Auxiliadora, Petit Estel La Nova, Vedruna, Vall, Roseda, La Roda, França, Creixen, Serra de l'Obac, Col·legi Martí, Sagrat Cor y la Escola Tecnos.

La teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Lluïsa Melgares, ha visitado hoy la escuela Font de l'Alba para hacer entrega del material, donde ha explicado que «con esta campaña queremos que los niños y niñas se impliquen porque serán los adultos del futuro. Los hemos pedido que nos ayuden en esta tarea porque trasladen a casa suya la importancia que tiene reciclar para vivir en un mundo mejor».

Uno de los objetivos de esta actuación es que niños y jóvenes asuman como un hecho natural que es importante separar en origen los restos de comida para contribuir a mejorar las cifras de recogida selectiva de residuos orgánicos; evitar que estos se aboquen al contenedor gris de resto y reducir la presencia de residuos no orgánicos en el contenedor marrón. Para hacerlo de una forma correcta y responsable, es recomendable tener en casa un cubell aireado (un recipiente de color marrón con foradets) con una bolsa compostable porque esta también se degradará durante el proceso de compostaje. Con este tipo de cubell se favorece la ventilación y la evaporación del agua que contienen los residuos orgánicos. Después, hay que depositar la bolsa en el contenedor de orgánica.

El material cedido servirá para trabajar con el alumnado sobre como convertir el residuo orgánico en un recurso, puesto que hay centros que, además, tienen un huerto escolar y hacen autocompostaje. Esta fracción de residuo municipal ocupa poco espacio y se caracteriza para tener una elevada densidad, humedad, materia orgánica y nitrógeno orgánico. El compuesto aporta una materia orgánica que beneficia la regeneración del suelo y da lugar a cultivos más sanos y ricos en nutrientes.

El Ayuntamiento colabora con los centros escolares desde el año 2004 para fomentar la generación de compuesto, cediendo autocompostadors, haciendo un seguimiento sobre su uso e impartiendo sesiones informativas. Actualmente, 16 escuelas tienen este material.

Esta actuación se enmarca dentro de las acciones que impulsa el Ayuntamiento para mejorar la calidad y la cantidad de la separación en origen de los residuos para aumentar, así, las tasas de reciclaje y cumplir con los objetivos fijados por la Unión Europea, que es reciclar el 60% de los residuos municipales en 2030. El año pasado se recogieron en Terrassa un total de 9.804 toneladas de materia orgánica, y cada persona generó 43 kg/habitando/año, unas cifras que han mejorado respecto al 2020, según el Observatorio de Residuos del Vallès Occidental.

Qué son los residuos orgánicos?

Los restos de comida y de la preparación de las comidas que pueden ser recogidas de manera selectiva, y que son susceptibles de degradarse biológicamente, se conocen con las siglas de FORM (Fracción Orgánica de los Residuos Municipales). Su materia orgánica está formada por hidratos de carbono, proteínas y grasas y el 80% de su peso es agua, por lo cual hace que sea la fracción más inestable de los residuos municipales puesto que, además, son fácilmente degradables por los microorganismos. Esto hace que, en un corto periodo de tiempo, generen malos olores y lixiviados y que sea necesario una recogida rápida en el tiempo.

Los residuos que se consideran FORM son:

Restos de comer / restos de la preparación de la comida:
• cáscaras y pieles de fruta y verdura
• huesos y restos de carne
• espinas y restos de pez, caparazones de marisco y moluscos
• caparazones de huevo y cascarillas y caparazones de frutos secos
• restos de comer y comer en mal estado
• restos de pan
• marro de café y restos de infusiones.

Residuos de papel:
• papel de cocina sucio
• servilletas de papel sucios
• pañuelos de papel

Restos vegetales de pequeñas dimensiones:
• ramos de flores, flores y hojas secas
• malas hierbas, césped, pequeñas ramas de espurga, hojarasca

Materiales compostables:
• bolsas compostables
• otras materiales compostables

Otros materiales:
• tapones de corcho
• serrín
• virutas de madera natural
• palillos y palos de helado, de comer chino o de hacer pinchos, etc.

Las hojas, flores y los restos vegetales de medida pequeña y no leñosa se pueden considerar FORM porque no requiere ningún tratamiento previo para ser trituradas y se pueden gestionar con otros residuos orgánicos.