El Ple municipal aprueba la delegación de la gestión y el trato de los residuos al Consell Comarcal del Vallès Occidental

El objetivo principal de esta propuesta es aumentar la corresponsabilidad y la conciencia ciudadana, ya que los costos de tratamiento de los residuos están directamente relacionados con la correcta gestión que se haga de éstos en origen, tanto en los hogares particulares como en los comercios y establecimientos. Según ha explicado el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Xavier Cardona: «Si reciclamos correctamente las diferentes fracciones de envases, papel y cartón, vidrio, orgánico, y reducimos al máximo la fracción resta, los costes de tratamiento, el canon de vertedero, así como los impactos ambientales que esta mala gestión representa, podrían verse notablemente reducidos y éste es un objetivo que queremos alcanzar».

Con este cambio, a partir de enero de 2024, la ciudad aparte de los taxones municipales para la recogida de los residuos también recibirá un recibo del Consejo Comarcal en concepto de gestión y tratamiento de los mismos. Actualmente, el Consejo Comarcal y el Consorcio de Residuos están trabajando con el estudio de costes y la definición de qué importan concretos tendrá la nueva tasa.

Según ha explicado Cardona: «La fracción resto, los residuos no reciclados, es la que genera un mayor impacto ambiental, y que s'elimina la posibilidad de donar una segunda vida a estos residuos y por tanto comporta un malbaratament de recursos naturales mucho gran , així com els efectes contaminants i de producció de gasos efecte hivernacle». D'altra banda, «aquests residus no reciclats també tenen un elevat impacte econòmic ja que estan gravats pel cànon d'abocador, el que implica que por cada tona, aparte dels costos de la pròpia gestió, s'ha de pagar 65,3 €/Tn» ha afegit el tinent d'alcalde, que ha explicado que en el 2022 a Terrassa vam generar 46 mil toneladas de la fracción restante, y por tanto, el coste total de la gestión de esta fracción va ser de 5, 5 millones.

Respecte l'orgànica, es penalitza molt la presencia de impropiedad, és a dir la barreja con otros residuos no orgánicos que finalmente también han d'anar al abocador. Així, amb la segregació del concepte de gestió i tractament respecte la recollida es podran visibilitzar i diferenciar aquests costos de mala gestió.

El proyecto de la delegación de la gestión de residuos municipales se ha desarrollado a nivel comarcal y con la participación del Consorci de Residuos del Vallès Occidental. A més de Terrassa, també s'hi han adherit Sabadell, Rubí, Santa Perpètua de la Mogoda i Sentmenat; i més endavant pot ser que s'amplii a d'altres municipis.

Objetivo: aumentar la recogida selectiva a Terrassa aletas al 55%

Actualmente a Terrassa es recollen de manera separada el 44,65% de los residuos, una xifra que, en relación a otros municipios de les mateixes dimensiones és buena (de fet Terrassa es el municipio de más de 100.000 habitantes que tiene un mayor índice de separativa: Sabadell 38%, Barcelona 40%, Hospitalet 29%). No obstant, encara estem lluny dels objectius marcasts per Europa i fixats a la nova Llei de residus estatal, que marca que cal assolir el 55% en el 2025.

Por otra parte, cal tener en cuenta que actualmente con los taxones de residuos municipales es cobreix aproximadamente el 60% de los costos de gestión y tratamiento; i la nova Llei de residus també estableix que cal que l'impost cobreixi el 100% dels costos de recollida, gestió i tractament a partir del 2025.