En marcha una campaña informativa para que los establecimientos de restauración mejoren la recogida selectiva de residuos

Los equipos de inspección de residuos visitan, desde el mes de mayo, un total de 1.180 de establecimientos repartidos por toda la ciudad para hacer una tarea informativa y de asesoramiento. El objetivo es comprobar si los locales disponen del espacio suficiente para almacenar los residuos y, también, si reciclan correctamente los residuos que generan. En el caso de la orgánica, se identifica la presencia de impropios y se explica en qué contenedor tienen que depositar los residuos que no corresponden a esta fracción. Posteriormente, habrá una segunda visita para hacer una comprobación.

Se trata de aumentar la concienciación de este sector comercial para mejorar los porcentajes de la recogida selectiva y también para incorporar, de manera progresiva, un cambio de hábitos. Paralelamente, el equipo de inspección continuará con su tarea de contención para reducir los comportamientos incívicos, como dejar las bolsas u otros residuos a la vía pública, y hacer que cada fracción vaya al contenedor correspondiente.

Mayor reciclaje de orgánica el 2021

El año 2021 la recogida de materia orgánica aumentó un 12,7% y fue la única fracción que incrementó los índices de recogida selectiva. Aun así, todavía está muy lejos del porcentaje que se tendría que recoger, que es un 38% según bolsa tipo. Las últimas campañas informativas realizadas por el Ayuntamiento han tenido como objetivo, precisamente, reducir la presencia de impropios, que son aquellos residuos que no corresponden en esta fracción, en los contenedores de orgánica y evitar, también, que esta fracción se deposite en el contenedor de resto.

El año pasado, la presencia de impropios fue del 16%, a pesar de que se ha reducido un 0,8.% respecto al año 2020, pero es un porcentaje que todavía está lejos del 10% que marca el actual Plan de Prevención y de Gestión de los Residuos Municipales 2018-2030. A estas alturas, muchos residuos de materia orgánica van a parar, directamente, al contenedor de resto. Esta circunstancia representa un gasto económico importante por el Ayuntamiento porque penaliza, puesto que estos residuos que se envían en el Centro de Tratamiento de Residuos del Vallès (CTRV) tienen unos costes extras asociados, que superan los 5.000.000 de euros anuales. Además de contribuir a la contaminación ambiental por el aumento de las emisiones de gases CO₂ eq.

Esta actuación se enmarca dentro de las acciones para incrementar la separación en origen de los residuos, informar sobre la necesidad de reducirlos, como una manera de avanzar en la lucha contra la emergencia climática. El Ayuntamiento ha consolidado, los últimos años, un equipo de inspección que hace una vigilancia continuada para mejorar y reforzar el control de la limpieza y la recogida selectiva, que forma parte del programa de actuación del actual Plan de Prevención y de Gestión de los Residuos Municipales.