El Ayuntamiento pone en marcha la campaña de prevención y control del mosquito tigre y refuerza la labor informativa a las urbanizaciones

La más eficaz es eliminar los posibles focos de cría, como son los lugares donde se pueda acumular agua estancada en balcones, patios y jardines, como las que se han podido generar con las lluvias recientes, para evitar su reproducción. Es importante hacerlo ahora, a primeros del verano, porque la proliferación de este insecto no nos afecte el resto de la temporada.

El mosquito tigre también puede transmitir los virus del Zika, el Dengue y la Chikungunya, que pueden provocar enfermedades de origen tropical, puesto que se contraen por la picadura de los mosquitos hembra infectados. Por eso, son relevantes las medidas de prevención y de protección, tanto en el ámbito individual como comunitario y, por este motivo, ha reforzado la tarea informativa en las urbanizaciones.

El Ayuntamiento lleva a cabo las actuaciones necesarias para hacer el control y seguimiento en los espacios públicos, alcantarillas, fuentes públicas y cementerio, que son los puntos de cría más productivos de este insecto y, en caso de detección de larvas, se valora el tratamiento más efectivo. Las personas que detecten posibles puntos de cría pueden contactar con el servicio municipal de Protección de la Salud, del servicio de Medio Ambiente.

Colaboración ciudadana

La colaboración ciudadana es esencial para eliminar aquellos puntos de las fincas particulares donde haya agua estancada, especialmente en pequeñas cantidades. Algunas de las recomendaciones de carácter preventivo, que se recogen en el díptico informativo elaborado por el Ayuntamiento, son:

  • Vaciar y poner bajo cubierto los objetos en los cuales se pueda acumular agua (jarrones, cubos, platos de animales domésticos, platos bajo las macetas...) y evitar su inundación. En el caso de elementos fijos, hay que eliminar cualquier cúmulo de agua.
  • En recipientes destapados (por ejemplo, los abrevaderos de los animales) hace falta que el agua se renueve dos veces por semana, como mínimo.
  • Las canaleras de recolección de aguas de los tejados y las alcantarillas de los patios tienen que estar limpios de restos vegetales y con buen funcionamiento.
  • Mantener en condiciones higiénico-sanitarias óptimas las piscinas y balsas.

El verano pasado, el Ayuntamiento hizo un estudio entomológico en los barrios de Can Palet de Vista Alegre, Can Gonteres y les Fonts, como también en algunas calles del barrio del Centre, para conocer la problemática que generan estos insectos y determinar las acciones más efectivas. Se determinó que los focos de cría se repartían entre la vía pública, donde el Ayuntamiento hizo actuaciones, y las propiedades privadas, donde se recomendó mantener las fincas limpias y desbrossades y, en los huertos, se aconsejó no acumular agua de riego en depósitos o bidones. Este estudio se hizo en colaboración con el servicio de control de mosquitos del Consell Comarcal del Baix Llobregat.

El mosquito tigre, originario del sudeste asiático, se detectó en Catalunya por primera vez el verano de 2004 y se lo reconoce por las rayas blancas en el jefe, el cuerpo y las patas. Vive en áreas urbanas, vuela abajo y pica de día.

Proyecto Mosquito Alert

Las personas que detecten posibles puntos de cría pueden contactar con el servicio de Protección de la Salud, del servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento. Además, también pueden compartir sus observaciones a través de la App Mosquito Alert, que se puede descargar en el web http://www.mosquitoalert.como/can/, un proyecto de ciencia ciudadana que tiene por objetivo luchar contra la expansión de mosquitos invasores y transmisores de enfermedades infecciosas que están o bien reemergiendo o bien apareciendo por primera vez a Europa. El Ayuntamiento de Terrassa participa desde hace más de cinco años, puesto que es una manera de mejorar el seguimiento, estudio y control del mosquito tigre y del mosquito de la fiebre amarilla.

Solo hace falta que, en caso de detectar algún ejemplar o puntos de agua estancada, las personas hagan una fotografía y lo envíen a través de la aplicación móvil a esta plataforma de alerta ciudadana que investiga y controla la expansión de estos insectos. Los datos generados son útiles por la ciencia, puesto que permiten estudiar la distribución geográfica y su estacionalidad durante todo el año.

Mosquito Alert es un proyecto de ciencia ciudadana cooperativo sin ánimo de lucro, coordinado por diferentes centros de investigación públicos, que ha estado efectivo para mejorar la vigilancia y detección preventiva de especies invasoras, como el mosquito tigre. Este año ha sido incluido en el nuevo Plan Nacional de Prevención, Vigilancia y Control de enfermedades transmitidas por vectores, del Ministerio de Sanidad. Es un proyecto coordinado por el Centro de Estudios Avanzados de Blanes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat Pompeu Fabra, el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales y la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados.