Terrassa cuenta con 25 nuevos contenedores de ropa y calzado para fomentar la recogida selectiva de esta fracción de residuo

 De este modo, Terrassa llegará a una ratio de un contenedor por cada 1.858 habitantes, superando la de un contenedor por 2.347 habitantes que tenía hasta ahora. Esta red de recogida de ropa y calzado se complementa con los contenedores que también hay a las desecherías municipales de Can Casanovas y Can Barba, y con el servicio que también ofrece la desechería móvil en los barrios.

La voluntad del Ayuntamiento es incrementar progresivamente el número de unidades y disponer de una red de 174 contenedores para tener uno por cada 1.281 habitantes. Terrassa cumpliría así con uno de los objetivos del Pacto de la Moda Circular, impulsado por la Generalitat y al cual el Ayuntamiento está adherido, que es tener un contenedor por cada 1.250/1.500 habitantes. Desde el 2019, la recogida selectiva de residuos de esta fracción en Terrassa está estabilizada alrededor de los 680 tn y los 3 kg por habitante y año.

Puntos donde se instalan los nuevos contenedores:

1. Aurora - Vallparadis
2. paseo del Vint-i-dos de Juliol - Beethoven
3. Mare de déu dels Àngels - Montserrat
4. Mas Adei - Terol
5. plaza del Triomf
6. Fra Bonaventura Gran - plaza del Tint
7. plaza Rosa Turu
8. plaza Alcalde Morera
9. plaza Nova
10. Marconi - Isaac Peral
11. ctra Rellinars - paseo del Vint-i-dos de Juliol
12. plaza Ricard Camí
13. Baltasar Ragon - Galvani
14. Alaba - parque Guernika
15. avenida Jaume I - Pintor Huguet
16. Abat Marcet-Independència
17. ctra. Rellinars-Adra
18. plaza Comte Guifré
19. avda. Àngel Sallent - Dr. Salvà
20. Vinyals con ctra. Moncada
21. Ample - ctra Rellinars
22. av. Parlamento
23. Ronda Ponent - Dulcinea
24. Ancianitat - Muncunill
25. Creu Gran

La ciudad cuenta con estos contenedores naranjas desde el año 2012 y, hoy por hoy, es el tercer municipio de Catalunya que recoge más ropa, después de Barcelona y Mataró. Actualmente, la gestión corresponde a Formació i Treball, Empresa d'Inserció S.L., que trabaja para la integración social, el desarrollo personal y la sostenibilidad. El material que recogen lo gestionan de manera responsable, de forma que la ropa que está en peores condiciones la separan para reciclar y obtener nuevas fibras y, el resto, la clasifican para que tenga una segunda vida.

Tanto en Catalunya como el resto del Estado, las entidades sociales son las que gestionan esta fracción de residuo y esto hace que la ciudadanía lo perciba más como un acto benéfico que no como un acto que pueda contribuir a la economía circular. Una tendencia que cambiará cuando, a partir de 2025, la recogida selectiva de esta fracción corresponda totalmente a los municipios. Para avanzar en esta concienciación, el Ayuntamiento está preparando una campaña específica para incentivar la recogida de esta fracción con una bonificación de la tasa de residuos por la aportación de ropa usada realizada. La previsión es que empiece en otoño.

Pacto de la Moda Circular

La ampliación de la red de contenedores de ropa y calzado se enmarca dentro de los objetivos del Pacto para la Moda Circular, impulsado por la Generalitat para introducir valores de sostenibilidad dentro de la industria de la moda para hacer la transición hacia una economía circular. Terrassa se adhirió el octubre de 2022 para trabajar con el objetivo de reducir de manera significativa los residuos textiles, evitar que se aboquen menos al contenedor de resto, incrementar el porcentaje de recogida selectiva de esta fracción y favorecerla para que tenga una segunda vida.

La adhesión de Terrassa al Pacto de la Moda Circular se alinea con los objetivos fijados el Plan de Residuos 2018-2030 para avanzar hacia el residuo cero, trabajando para gestionar mejor los desechos en el contexto actual de emergencia climática. En el caso de los residuos textiles, el Plan contempla que en 2030 habrá que recoger en Terrassa de manera selectiva, como mínimo, el 35% en peso de la fracción textil y calzado generada.

Una nueva fracción por el 2025

La Directiva (UE) 2018/851 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo, establece que los estados miembros tienen que crear una recogida separada de textiles antes del 1 de enero de 2025, obligación que ya ha quedado recogida a la Ley 7/2022 de residuos y suelos contaminados.

En Catalunya, cada persona consume entre 21,5 y 26 kg de textiles en el año; se recogen selectivamente solo el 12% de los residuos textiles y, cada año, se incineran o se tiran al vertedero más de 140.000 toneladas.

Por eso, hay que trabajar para incrementar la reutilización de los residuos; aumentar el reciclaje y potenciar el aprovechamiento de los residuos como recursos. A estas alturas, la industria textil es el quinto emisor de gases efecto invernadero en el mundo.