El Ayuntamiento modifica la estructura de la tarifa del agua para fomentar el ahorro y mejorar el acceso a la tarifa social

El Ayuntamiento de Terrassa no modifica los precios desde el año 2014 y la estructura tarifaria, desde hace dos décadas. Ahora se propone implantar unos cambios en un momento en el que la gran escasez de agua obliga a tomar medidas que promuevan el ahorro. Pero también que ayuden a incrementar las inversiones para mejorar las instalaciones y la red de suministro que contribuyan a prevenir averías y pérdidas de agua ya que así se contribuirá a mejorar el rendimiento de la red y asegurar una correcta prestación del servicio. Unos cambios de tarifas que no serán de carácter lineal, sino que estarán determinados por el consumo.

El aumento continuado de los precios de la energía, del personal y de los suministros registrados en estos últimos años, sumado al incremento anunciado por el ente Aigua TerLlobregat (ATL) al que Terrassa compra un porcentaje importante del agua que se consume, hacen necesario que se ajusten las tarifas para obtener los ingresos necesarios para seguir prestando el servicio de abastecimiento con todas las garantías necesarias con la máxima eficiencia.

En Terrassa, el agua proviene en un 80% del río Llobregat y, por tanto, depende muy directamente de los embalses de la cuenca de este río como son el de la Baells, la Llosa del Cavall y el de Sant Ponç. El resto se agarra principalmente de una red de pozos y minas del término municipal.


Un nuevo tramo para los muy ahorradores: 60 litros por persona y día

Actualmente, el consumo de agua en Terrassa por persona y día es de 96 litros, con tendencia a la baja. A pesar de estar por debajo de los 100 litros, la voluntad del Ayuntamiento es que esta cifra se siga reduciendo de forma progresiva para llegar al máximo de personas que consuman en este primer tramo para los ahorradores de 60 litros/hab./ día que va a estar bonificado.

De los tres bloques actuales, que toman como base una unidad familiar de 3 miembros para calcular el gasto en metros cúbicos (de 0 a 15; de 15 a 30 y más de 30 m3), se pasará a tres tramos que tomarán como referencia el consumo por persona y día.

Así pues, y teniendo como base el padrón municipal de habitantes, la nueva estructura establece un primer tramo de 60 litros/hab/día, que corresponde a los requisitos básicos de agua; un segundo tramo que se sitúa en los consumos medios, de 60 a 100 litros/hab./día, y un tercer tramo, superior en esta cifra, donde ya empezaría a haber desperdicio. Los primeros metros cúbicos de consumo se facturan al precio del primer tramo, que es menor para fomentar el ahorro y, a medida que el gasto aumenta se incrementa, también, el precio del agua.

Por ejemplo, a las unidades familiares más ahorradoras, y si son más de 3 personas en el hogar, les correspondería el primer tramo y una reducción en la tarifa de hasta 3,5 euros al trimestre (que es cuando se emiten las facturas ). Los que hacen un consumo responsable, se situarían en un segundo tramo, con un incremento que oscilaría entre los 5 y 10 euros en el trimestre y, los que son menos ahorradores porque superan este consumo el incremento puede ir entre los 15 y los 25 euros al trimestre. La factura tipo más habitual es la de una unidad familiar de 3 personas con consumo de 22 m3/trimestre, éstos se encontrarán en el segundo tramo y les subirá la factura 6,3€ en el trimestre.

En cuanto a los demás conceptos, la nueva estructura plantea una única cuota fija de servicio, que actualmente tiene distintos precios según el tramo de consumo; y mantiene el apartado en el que figuran los impuestos del canon de la Agencia Catalana del Agua (ACA) de la Generalitat y el IVA del Estado.

En relación con el pequeño comercio, se modifica a la baja la cuota fija (que es independiente al consumo). Así, quienes tienen un contador de un diámetro de hasta 15 mm pasarán de pagar 49,69 euros fijas al trimestre a 33 euros cada tres meses. Si realizan un gasto importante de agua, pueden saltar de tramo y, entonces, incrementarían la tarifa.


Tarifas de conexión a la baja

Los importes de las tarifas de conexión, o sea las correspondientes al alta del servicio, se ajustan a su precio de coste y se establece una nueva tarifa que pasa a distinguir los importes en función de si es necesario realizar una nueva acometida o no. Hasta ahora, darse de alta del servicio en el caso de las viviendas suponía pagar entre 360 ​​y 670 euros como coste de conexión. Con la nueva tarificación, el alta en el servicio se reduce notablemente y será de 180 €. Sólo tendrá un coste superior sí hace falta una nueva acometida, la cual irá en función del diámetro del contador.

En cuanto a los comercios y las industrias, este ajuste será más importante, ya que los precios mínimos actuales en el caso de los comercios, es de unos 1.000 euros, y de las industrias, unos 2.000 euros. Con la modificación propuesta la tarifa de conexión será de 230€ si no es necesario hacer acometida.

Mejorar las condiciones de acceso a la tarifa social

Para facilitar el acceso a la tarifa social del agua, el Ayuntamiento modifica los criterios actuales para unificarlos a los que ya establece la Agencia Catalana del Agua (ACA) para acceder al canon social, que contribuye a garantizar necesidades básicas de los colectivos más vulnerables.

Estas medidas se han tomado teniendo en consideración el informe que Ingeniería sin Fronteras (ISF) en colaboración con el Observatorio del Agua de Terrassa (OAT) elaboró ​​en mayo de 2023 para analizar la situación del Derecho Humano en el Agua y el Saneamiento (DHAS) en Terrassa para identificar los retos a abordar a corto, medio y largo plazo.

Se ha estimado que las familias que viven en un hogar con 3 habitantes y un consumo de 100 litros/hab./día (9 m³ al mes) que tienen aplicadas las bonificaciones en la tarifa social del Ayuntamiento de Terrassa y el canon de la Agencia Catalana del Agua (ACA), que contribuye a garantizar las necesidades básicas de los colectivos más vulnerables, pueden llegar a disfrutar de una reducción en la factura del agua de más del 67% respecto a una factura no bonificada.

Las familias beneficiarias de la tarifa social sobre la factura de agua de uso doméstico han ido progresivamente en aumento, ya que en 2021 cerró con 1.883 y, en 2022, con 2.284.

Por otra parte, se mantiene la bonificación del 100% de la cuota de servicio, la aplicación de la tarifa social de forma automática en los hogares con riesgo de exclusión residencial (RER) la bonificación del 100% de la cuota de servicio alta del servicio de contadores; la gratuidad de los trámites de cambio de nombre por aquellas personas usuarias o unidades familiares con riesgo de exclusión residencial.