El Ayuntamiento pone al alcance de entidades, asociaciones y ciudadanía el servicio de préstamo de la vajilla municipal reutilizable

Uno de los objetivos de este servicio es concienciar a la ciudadanía de que se pueden organizar actividades minimizando el uso de materiales de un solo uso. Esta opción permite que todo el mundo que organice celebraciones populares de restauración (arrozadas, calçotadas, meriendas, fiestas...) opten por una alternativa más económica y sostenible, evitando la compra de platos y vasos de plástico, papel o cartón, a la vez que contribuye a mejorar la recogida y limpieza de los espacios de celebración. La vajilla municipal reutilizable que se ofrece es para un máximo de 500 comensales e incluye diferentes tipos de platos, vasos, tenedores, cuchillos, cucharas, copas, bandejas, porrones y jarras. Además de vasos de plástico reutilizable de 320cc y 380cc.

Desde el año 2007

El alquiler gratuito de la vajilla reutilizable municipal se puso en marcha en 2007 con el fin de contribuir a reducir el número de residuos que se generan en estas celebraciones populares. En este tiempo, cada año se ha cedido de forma gratuita una media de 50 veces a diferentes entidades vecinales, culturales, deportivas y también a escuelas. Ahora se impulsa nuevamente a raíz del contrato con Prodis y en el marco de la campaña «Hagámoslo bien», que tiene como finalidad concienciar a la ciudadanía en la prevención y minimización de los residuos.

Fiestas mayores más sostenibles

Desde el Ayuntamiento también se ha puesto en marcha una nueva iniciativa, la campaña informativa que lleva por lema «Por fiesta mayor, ¡hagámoslo mejor!». El consistorio ha editado trípticos y carteles con varios consejos para reducir los residuos y conseguir que estos eventos ciudadanos sean más sostenibles.

El Ayuntamiento proporciona a las entidades organizadoras de las fiestas mayores de barrios, asociaciones vecinales especialmente, este material divulgativo y es la misma entidad quien hace su difusión.

Ambas iniciativas se enmarcan dentro del programa de actuación del Plan de Prevención y de Gestión de los Residuos Municipales 2018-2030, que contempla implementar medidas para eliminar o reducir los productos desechables y responde a la adhesión de Terrassa a la Declaración del Plástico de Oslo, por la que la ciudad se compromete a aplicar medidas para reducir el impacto de los plásticos en el medio ambiente.