Las obras del muro de protección de la riera de les Arenes, a su paso por les Fonts, se iniciarán a finales de año

Esta actuación se ha previsto para poner solución a la situación que viven los vecinos y vecinas de este tramo de les Fonts, puesto que, en caso de lluvias muy fuertes o de grandes retornos de agua a la riera, presenta riesgo de inundaciones en la calle de Roma y adyacentes.

Ante esta situación, desde el Ayuntamiento se redactó el proyecto ‘Muro de Rompeolas en la riera de les Arenes para la protección de les Fonts', por un importe de 436.052 euros, solicitando a la vez a la Agencia Catalana del Agua (ACA) una subvención para llevar a cabo las obras. El proyecto, aprobado inicialmente y en periodo de información publica, está a la espera de la respuesta de la ACA a la solicitud municipal.

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, explica que «hemos decidido salir adelante el proyecto para poner solución al riesgo que sufren los vecinos de esta parte de les Fonts ante las posibles crecidas y posteriores inundaciones de este tramo de la riera en días de lluvia muy fuerte o de gran avenida de agua por el cauce». Según el alcalde, «esta actuación, muy necesaria, viene de lejos, con las diferentes idas y venidas de las autoridades responsables y lo seguiremos reivindicando, pero también hay que actuar y es el que estamos haciendo».

Riesgo alto de inundaciones

El Plan de Espacios fluviales, elaborado por el ACA en 2005, analizó la capacidad de la riera de las Arenas, llegando a la conclusión que, de acuerdo con los sistemas oficiales de cálculo, esta desbordaba en algunos puntos. Concretamente, hablaba de la zona del margen izquierdo de la riera de las Arenas, antes de la carretera de Rubí, donde falta un muro de encauzamiento, indicando que el agua sobreixiria inundando algunas zonas residenciales situadas en la calle de Roma, del Turonet y de Valldoreix.

Este hecho fue recogido en su momento en el Plan INUNCAT, y continúa vigente en su versión actual, comportando la calificación de la ciudad como municipio con riesgo muy alto de inundaciones. Los Mapas de Peligrosidad y Riesgo de Inundación (MAPRI) que recientemente han sido sometidos a información pública, también lo confirman.
Las actuaciones pendientes en este tramo se remontan al hecho que, después de la riada del año 1962, la administración hidráulica decidió emprender las zonas situadas aguas abajo del casco urbano, no con muros, sino con defensas de gabions y corazas. Con el tiempo, estos gaviones y corazas se mostraron ineficientes y se fueron perdiendo progresivamente. Posteriormente, se han ido sucediendo las demandas por solventar esta situación, que han comportado la inclusión de las actuaciones en diferentes planes y proyectos del ACA, que no se han llegado a llevar a la práctica.