El Ayuntamiento pone en marcha un sistema de sensores y barreras automáticas en la riera del Palau

 Esta actuación tiene el objetivo de controlar los accesos en esta zona de la riera -que está normalmente seca- y minimizar así los riesgos para las personas provocados a causa de cruzar la riera con una crecida repentina de su caudal debido a las precipitaciones intensas.

Ballart ha destacado que «este sistema permite controlar los accesos en la zona y protege a las personas ante posibles situaciones de riesgo, en momentos de grandes bajadas de caudal de agua, que se registran durante los periodos de lluvias intensas. Ahora, gracias a este sistema de barreras automáticas, se puede cortar la circulación en estos pasos de forma automática o a distancia» . Para el alcalde, «disponer de un sistema de seguridad en estos puntos, donde a lo largo de de la historia de la ciudad hemos tenido que lamentar accidentes o pérdida de vidas, era y es una de las principales preocupaciones del Equipo de Gobierno». Ballart ha añadido que «consideramos, y así nos comprometimos en el Programa de Gobierno, que Terrassa tiene que disponer de capacidad de resiliencia, tanto para recuperarse y crecer ante las adversidades, pero también para establecer los mecanismos de prevención y protección adecuadas y minimizar los riesgos. Y este es uno de estos sistemas».

Dos sensores de nivel y cuatro barreras

El proyecto, con un coste de 33.457,83 euros, ha supuesto la instalación de un sensor ultrasónico de nivel, situado en la calle de Edison con la avenida de Joaquim de Sagrera, que permite mesurar el caudal que pasa por este tramo en tiempo real y que se ha programado para activar una alerta cuando este llega a los 0,70 m. Y también se ha instalado otro sensor ultrasónico de nivel en el paso de la calle de la Carena de Mas Bellver, programado para activar una alerta cuando el calado llega a los 1,65 m.

Así mismo, se han instalado cuatro barreras automáticas en los dos cruces de la riera del Palacio situados en la calle de la Carena de Mas Bellver y en la calle de los Horts, puntos donde el agua puede sobrepasar la riera en caso de crecida, suponiendo un peligro para la circulación. Estas barreras, que se han instalado a cada extremo del cauce, evitarán el paso de personas con vehículos en momentos de riesgo y cuentan con un sistema de señalización LED que avisa durante el levantamiento y la bajada.

Sensores ultrasónicos

En cuanto a su funcionamiento, el sensor ultrasónico instalado en la calle de Edison funciona con un sistema de alimentación eléctrica, mientras que las barreras y el segundo sensor, a causa de su ubicación, lo hacen con un sistema de alimentación fotovoltaica que tiene una autonomía de mínimo 72 h y dispone de un sistema de aviso en caso de que el nivel de baterías sea bajo. La instalación cuenta también con un sistema de comunicaciones por GPRS/3G, una tecnología que permite el control del nivel del agua a tiempo real y el telecontrol de las barreras automáticas, de forma que es posible su accionamiento de forma manual -mediante una clave- pero también de forma remota si el servicio lo considera necesario y activa las barreras a través de una aplicación de control, o si el sensor envía una alerta que activa su bajada.

En este sentido, si uno de los dos sensores de nivel genera una alerta al detectar un calado de agua igual o superior a la establecida en cada sensor, las barreras se cerrarán automáticamente, impidiendo el paso por los dos tramos y enviando un aviso a la Policía Municipal y a Protección Civil. Esta actuación evitará tener que desplazar los agentes de la Policía Municipal durante un episodio de lluvias, favoreciendo la disponibilidad de efectivos para otras actuaciones en qué puedan ser requeridos. Por otro lado, las barreras no se abrirán nunca automáticamente sino una vez dada la orden de apertura, después de que la Policía Municipal haya revisado el estado de la zona y comprobado las condiciones de seguridad para poder restablecer la circulación.

El estado del sensor y de las barreras se puede visualizar mediante la aplicación Sentilo del Ayuntamiento