2021 se cierra con un mercado de la vivienda en fase de estabilización

El precio de venta de la vivienda usada en Terrassa se sitúa al finalizar 2021 en los 1.945,2€/m2. En el ámbito central de la ciudad el precio medio de la oferta alcanza los 2.377,1€/m2 (un 22,2% por encima del precio medio), y de forma gradual, a medida que tiende a incrementar la distancia a éste, el precio seguirá la tendencia inversa, con unos mínimos que seguirán el eje de la riera de las Arenas (aquí los diferenciales en relación a este precio medio pueden ser superiores al -20%).

El estallido de la pandemia en nuestro país, en marzo del año pasado, motivó un notable apremio del mercado de la vivienda que, encadenando dos trimestres consecutivos de descenso, alcanzaba al acabar el verano del año pasado su punto más bajo, con un precio medio ofertado que por el conjunto de la ciudad se situaba en los 1.825,1 €/m2 y que significaba una caída acumulada del -4,4%. A partir de ese momento, los precios de la vivienda usada han recuperado la tendencia alcista, si bien en este último trimestre del año parece que ésta, después de un año de crecimiento continua, podría evidenciar síntomas de agotamiento situando un mínimo descenso del precio de venta del -0,5% respecto al trimestre anterior.

En cuanto al mercado de la vivienda de alquiler, el precio ofertado de la vivienda usada se sitúa al finalizar el año 2021 en los 10,52 €/m2, lo que supone un mínimo descenso trimestral del -0,6% . En este caso, resulta difícil encontrar un patrón evidente en la distribución de precios sobre la trama urbana, tal y como ocurre con la vivienda en venta asociada a la centralidad y la accesibilidad. Algo que sobre todo tiene que ver con la distribución de una oferta que aparte de escasa tiende a la concentración: el cuadrante delimitado por las avenidas de Barcelona y Àngel Sallent, el Paseo 22 de julio y la carretera de Montcada i Martorell, se aglutina la mitad de la oferta identificada (47,5%).

La escasez de oferta en el mercado de la vivienda de alquiler motiva un comportamiento bastante más errático y volátil del mismo, no sólo en cuanto a su distribución urbana sino también en lo que respecta a la evolución en la dimensión temporal. Los 10,52 €/m2 con los que cierra el año suponen, tal y como ocurre con el mercado de venta, un descenso trimestral en el precio del -0,6%, un valor pero que pese a este descenso constituye el segundo máximo de la serie representando un incremento del 5,5% en relación al valor con el que se cerraba 2020, situado en los 9,97€/m2.