El precio de venta de la vivienda ofertada retrocede, pero el mercado de la vivienda en alquiler sigue en tendencia extremadamente alcista

El precio de venta de la vivienda usada en Terrassa se sitúa en los 2.018 €/m2. En el ámbito central de la ciudad el diferencial de precio llega a situarse por encima del 20% (Siglo XX) y llegar a alcanzar el 25% (Ca n'Aurell y el Centro). La distancia a este ámbito central comporta un descenso gradual en el precio que alcanza el -26% en Ca n'Anglada o el -22,3% en el conglomerado territorial formado por los barrios de Can Jofresa, Guadalhorce, Can Palet II, Júcar y el PI Santa Eulalia (zona 5).

 

Los 2.018,9 €/m2 con los que se cierra el año suponen un descenso trimestral en el precio ofertado de venta de la vivienda usada en la ciudad del -3%. Este retroceso sitúa al índice en un nivel equiparable al existente hace un año (el año 2022 se cerraba con el índice situado en los 2.022,8 €/m2): la evolución anual acaba resultando incluso negativa , con un descenso en el precio del -0,2%. Con esta evolución quedan absorbidos, por tanto, los incrementos alcanzados a lo largo de este 2023, en el que en sus primeros tres trimestres se configuran los tres máximos históricos de una serie de datos que se inicia en 2016.

El precio ofertado de la vivienda usada en alquiler se sitúa en los 12,68 €/m2. Sin embargo, en el caso de la vivienda en alquiler, ligada a la escasez de oferta, resulta difícil encontrar un patrón evidente de distribución territorial en la variación del precio asociado a la centralidad ya la accesibilidad. En este trimestre los diferenciales de precios más elevados los encontramos en los barrios limítrofes en el Parque de Vallparadís: un 17,9% en el conjunto de los barrios del Antiguo Pueblo de Sant Pere, Vallparadís, Cementerio Viejo y Plaza Catalunya-Escola Industrial (zona 2 ); o hasta un 22,7% en el barrio de Can Palet).


Los 12,68 €/m2 representan un crecimiento trimestral en el precio ofertado de la vivienda en alquiler del 9,0%, dando así continuidad al crecimiento vertiginoso del índice experimentado en el tercer trimestre del año (fue del '11,4%): el incremento acumulado en estos últimos 6 meses es, por tanto, del 21,4%. De esta forma el año se cierra estableciendo un nuevo máximo en una serie de datos que refleja la evolución del precio en el mercado de la vivienda en alquiler en la ciudad de los últimos 8 años.