El alquiler se encarece un 25% en tan sólo un año

El precio de venta de la vivienda usada en Terrassa se sitúa en los 2.032,8 €/m2. En una distribución de precios en el interior de la ciudad claramente ligada a la centralidad ya la accesibilidad: así el diferencial de precio en relación al precio medio de la ciudad alcanza el +35% en el barrio del Centre (2.743,4€ /m2) y alcanza valores claramente negativos, cercanos y superiores al -20% en el eje tanto de la Riera de las Arenas en el este (1.368,5€/m2 en Ca n'Anglada), como de la Riera del Palacio en el oeste de la ciudad.

Este primer trimestre del año supone un nuevo impulso en el precio ofertado de venta de la vivienda usada en la ciudad (+0,7%), tras la drástica caída que se vivió en el trimestre anterior (popera al -3 %). El incremento, aunque moderado en relación a comportamientos trimestrales anteriores, sitúa su precio en los 2.032,8 €/m2. Sin embargo, esta evolución al alza no evita que el comportamiento anual del mercado se sitúe en el segundo valor negativo más elevado de toda la serie de datos que arrancaba en 2016: en relación a los 2.076€/m2 con los que se iniciaba 2023, la merma en el precio es del -2,1% en este inicio de 2024.

El precio ofertado de la vivienda usada en alquiler se sitúa en los 13,45 €/m2. En el caso de la vivienda en alquiler, sin embargo, ligada a la escasez de oferta, resulta difícil encontrar un patrón evidente de distribución territorial en la variación del precio. Sin embargo, en este trimestre el elemento más relevante en el mercado de alquiler es la disminución hasta la mitad del volumen de oferta identificada, un fenómeno que parece inevitable asociar a la entrada en vigor, desde este pasado mes de marzo, de la limitación de precio que establecía la Ley 12/2023, de 24 de mayo, por el Derecho a la Vivienda

.

Los 13,45 €/m2 del precio ofertado de la vivienda en alquiler es el valor más elevado en estos nueve años con datos disponibles, consolidando así la tendencia que viene experimentándose en los dos trimestres anteriores que dibuja un comportamiento extremadamente alcista del mercado en relación a los comportamientos vividos en años precedentes. De hecho, aunque la evolución trimestral se modera respecto a estos dos trimestres anteriores (es del 6% y había sido del 11,4% y del 9% respectivamente), el incremento anual en el precio se sitúa cercano al 25% que es, de largo, el más significativo de toda la serie.