Las cabinas telefónicas públicas desaparecen de las calles de Terrassa

Con todo, para que quede un pequeño legado en la ciudad, se ha considerado la opción que alguna unidad se deposite al Museo Nacional de la Ciència i la Tècnica de Catalunya (MNACTEC).

Telefónica está haciendo el desmantelamiento gradual de estas instalaciones en todo el Estado desde medios de este año. En Terrassa los trabajos se iniciaron en otoño. Primero, localizando las cabinas y, después, procediendo a su desmantelamiento, desmontando la estructura del mueble, retirando el cableado y pavimentar la zona afectada. De las 58 cabinas que había en la ciudad, este mes solo quedaban para retirar 12.

Con la desaparición del concepto de servicio universal de los teléfonos públicos de pago, desaparecen, pues, las cabinas que en los últimos años han sido infrautilizadas arran el uso generalizado de la telefonía móvil, que ha provocado el progresivo declive de este servicio. En Catalunya, según el Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat), el 99,3% de los hogares catalanes tenían teléfono móvil.

Hasta ahora, los municipios medianos y grandes estaban obligados a ofrecer, al menos, una cabina en sus calles por cada 3.000 habitantes. Telefónica tenía registradas un total de 14.824 cabinas en todo el estado. La primera cabina se instaló en 1928 en el parque de El Retiro, de Madrid.