Aprobación inicial del proyecto de urbanización del Vapor Cortès, situado en el barrio de Ca n'Aurell

El proyecto de urbanización contempla hacer los escombros de aquellas construcciones e instalaciones incompatibles con el planeamiento urbanístico y los movimientos de tierras; la creación de nuevas zonas verdes y plazas públicas accesibles e inclusivas, con la instalación de mobiliario urbano y jardinería; la pavimentación de calles y aceras y la incorporación de arbolado y señalización (vertical y horizontal); la adecuación de los servicios existentes y la creación de nuevas redes (alumbrado público, abastecimiento de agua, alcantarillado con red separativa, electricidad, gas, riego, fibra óptica municipal, etc.); y la recogida lateral de residuos.

El presupuesto previsto es de 12.006.712 euros. Las obras, que son de iniciativa privada y que tienen un plazo de treinta meses, se podrán iniciar una vez se apruebe definitivamente el proyecto de urbanización, según los compromisos recogidos en el plan de etapas.

La transformación urbanística de todo este ámbito comportará la creación del nuevo eje cívico en la calle de Frederic Soler, que recorrerá todo el sector de sur a norte, en un tramo que actualmente no está abierto. Será un vial con prioridad peatonal, que servirá para estructurar los diferentes espacios libres, y donde se prevé que todo el techo de actividad (comercial, local y de oficinas) haga fachada. También se contempla la construcción de más de un centenar de viviendas de protección pública del más de medio millar de viviendas nuevas y de dos equipaciones, de los cuales uno se ubicará en los terrenos delimitados por las calles de Frederic Soler, Bruc, Josep Trueta y la prolongación de Vázquez de Mella, mientras que el otro se construirá entre las calles de Frederic Soler, Bruc, Josep Trueta y Doctor Turró (marcados en amarillo en el plano). En total, se calcula que un 70% del techo del sector se destine a vivienda y un 29,7% a actividades.

Con el desarrollo de los dos polígonos se mejorará la ordenación de todo el ámbito y se optimizará la situación de las equipaciones y de los espacios libres, puesto que se prevé que el 51,70% del suelo se destine en espacio público y el 48,30%, a suelo privado.

Antecedentes

El julio de 2020, la Junta de Gobierno aprobó inicialmente la modificación puntual del Plan de Mejora Urbana del ámbito del Vapor Cortés, de iniciativa privada, con el objetivo de dotar en el barrio de Can Aurell de un espacio de relación, ocio y actividad que contribuya a mejorar la cohesión social. La transformación de este gran espacio fabril comportará la construcción de nuevos edificios con usos terciarios, comerciales y viviendas, equipaciones comunitarias y la creación de un nuevo eje cívico en la calle de Frederic Soler. El ámbito afectado comprende el conjunto de las islas delimitadas por las calles de Josep Trueta, Padre Labrador, Pi y Ballico y Ausiàs March.

Actualmente, se conservan 19 naves, algunas de ellas en un deficiente sido de conservación, y ocho patios situados entre estas edificaciones. La propuesta de planeamiento prevé la conservación y, si se tercia, sustitución de las naves antiguas por nuevas construcciones que mantengan la volumetría, las fachadas y la composición de los espacios, que preserven la identidad del conjunto industrial y el carácter de este tejido urbano, que es característico de la historia textil de Terrassa.

Historia del Vapor Cortès

El 5 de diciembre de 1901 se pone nombre a diferentes calles que se están configurando en el barrio de Ca n'Aurell y uno de ellos, el de Frederic Soler (poeta y fundador del teatro catalán) servirá para dar acceso a toda una serie de edificios que se están construyendo. En una primera etapa de urbanización del sector, se levantan diferentes naves industriales (denominadas cuadros, en aquel momento): la razón social de Matarí y Salallasera (1905); de Ullés, Margarit y Comerma (1906); de Samaranch y Cortès (1920-24).

En los años 20 del siglo XX, se empieza a configurar un gran espacio industrial con un número importante de empresas que aprovechan la disponibilidad de terreno para construir. Seguramente, también lo hace la familia Roqué, constituyendo lo qué se denominará Vapor Roqué. El año 1928, la viuda del industrial Jaume Castells (titular de la razón social "Joaquim Roqué, vídua Castells") instalará la empresa en el número 15 de la calle de Frederic Soler. Esta empresa era uno de los antecedentes que de la histórica empresa "Filatures Castells SA", que quedará instalada hasta su cierre el 1995. También en 1928, el empresario Ramon Cortès i Grau construye una cuadra industrial en aquel sector.