Primera fase: Diagnóstico y propuestas de medidas

En el año 2016, el Síndic de Greuges publicó un informe referente a la segregación escolar en Cataluña, donde se alertaba sobre los desequilibrios existentes en la composición social de los centros escolares en numerosos barrios y municipios catalanes y, más concretamente, sobre la concentración de la complejidad educativa en determinadas escuelas. Según estos informes, esta segregación escolar era muy elevada en la ciudad de Terrassa.

Terrassa encargó un diagnóstico exhaustivo sobre la escolarización en nuestra ciudad que ha finalizado con una propuesta de medidas de actuación. Este diagnóstico la realizaron dos especialistas del tema, Florencia Kliczkowski y Judith Jacovkis, investigadoras de la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​quien durante dos años han hecho una labor ingente de recogida de datos, de opiniones de la comunidad educativa y de análisis de las actuaciones de los centros, del Ayuntamiento y del Departamento de Educación para atender la diversidad y equilibrar la escolarización.

Las conclusiones más destacables del estudio son:

  1. Terrassa tiene una segregación urbana moderada-baja.
  2. La segregación escolar es especialmente alta en primaria pero también relevante en secundaria.
  3. La segregación escolar excede la segregación urbana.
  4. Hay desequilibrios significativos para titularidades, en primaria superiores que en secundaria.
  5. La composición socioeducativa de los centros evidencia fuertes desequilibrios.
  6. Los desequilibrios se dan entre las zonas educativas y dentro de cada una de ellas.
  7. Los patrones de movilidad del alumnado están condicionados por las características socioeconómicas y educativas de los alumnos.
  8. Paralelamente a este estudio, se constituyeron diferentes Comisiones para acordar unas medidas consensuadas con toda la comunidad educativa y dar a conocer este proyecto.

La Comisión de escolarización equilibrada que depende del Consejo Escolar Municipal fue la encargada de crear un único documento a partir de las diferentes aportaciones, que se sometió a la consideración del Plenario del Consejo Escolar Municipal de Terrassa y donde fue aprobado por unanimidad. En este sentido cabe destacar y agradecer la voluntad de consenso de toda la comunidad educativa y de los grupos políticos con representación municipal para trazar un plan de actuación que cohesione más la ciudadanía.

Algunas de las medidas van dirigidas a innovaciones y cambios en los centros educativos; otros en la organización de la información, promoción y acompañamiento a las familias, que es donde el Ayuntamiento puede mejorar y ampliar sus actuales intervenciones. Otras medidas van dirigidas a cambiar la política educativa de la administración que tiene la competencia en la planificación, organización y reglamentación educativa.
 
Las medidas propuestas inciden en diferentes ámbitos:

  • Reserva de plazas
  • Planificación
  • Adscripciones y zonificación
  • Escolarización
  • Corresponsabilidad de todos los centros sostenidos con fondos públicos
  • Proyectos educativos
  • Comedores escolares
  • Políticas de subjetividad
  • Mediación
  • Apoyo a la escolarización
  • Sistema de políticas equitativas

Muestra de la trascendencia e importancia con que la comunidad educativa aborda esta situación es que el Síndic de Greuges ha promovido un proceso de trabajo, el cual ha contado con la participación, entre otros, de las entidades municipalistas, para elaborar un documento que contenga propuestas de actuaciones para revertir la segregación escolar. El Síndic se ha dirigido a los alcaldes solicitando su adhesión y, valorando que las medidas propuestas van encaminadas en la misma línea que las aprobadas por el Consejo Escolar Municipal, el Alcalde de Terrassa ha decretado la adhesión a este Pacto.


Segunda fase: seguimiento, evolución y lideraje

La tarea de implementación de las medidas aprobadas en el Consejo Escolar Municipal en un municipio grande como es Terrassa comporta la creación de estructuras, protocolos y actuaciones complejas para hacer más heterogéneas las aulas escolares.

Por este motivo se ha conseguido continuar con la participación de las investigadoras y crear un pilotaje innovador en Cataluña que debe permitir asegurar el éxito en la mejora de la segregación escolar al tiempo que podrá servir como modelo para otros municipios que lo precisen.

Esta nueva fase es un trabajo liderado por el Servicio de Educación del Ayuntamiento de Terrassa, la Inspección de los Servicios Territoriales de Educación de la Generalidad de Cataluña y las propias investigadoras que habrá compartir con toda la comunidad educativa.