El alcalde de Terrassa quiere impulsar un frente común en la comarca para exigir la nueva residencia para personas con discapacidad intelectual

La Generalitat tiene pendiente la construcción del equipamiento desde hace una década

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, ha anunciado que buscará el apoyo de la comarca para exigir a la Generalitat de Cataluña la construcción de una nueva residencia para personas con discapacidad intelectual en Terrassa. Vega se ha reunido hoy con la coordinadora Capaç, entidad que reúne a las entidades de familiares de personas con discapacidad intelectual de la ciudad, y que reivindica la construcción de este equipamiento desde hace una década; y se ha comprometido a impulsar un frente común con el resto de la comarca, por la dimensión supralocal de este equipamiento. En los próximos días, el alcalde dirigirá cartas a todos los alcaldes y alcaldesas del área de influencia de Terrassa, proponiendo la creación de un frente común para hacer fuerza ante la Generalitat, pedir una reunión con el consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, y exigir la construcción de este equipamiento, pendiente desde hace más de 10 años.

"No es la primera ni la segunda vez que pedimos a la Generalitat que cumpla con las familias, sin éxito. Por eso ha llegado el momento de unir fuerzas con más ciudades" ha dicho el alcalde, quien ha añadido: "No podemos seguir impasibles cuando hay familias que tienen que marchar de la ciudad por carencia de plazas de residencia o por sobreocupación, como pasa en el Centro de Día de La Pineda. La comarca y en particular Terrassa están infradotadas, y con el tiempo la situación es cada vez peor. La construcción de la nueva residencia es urgente e inexcusable".

El 2006, el Ayuntamiento de Terrassa y la Generalitat de Cataluña firmaron un convenio para la construcción de una segunda residencia para personas con discapacidad intelectual severa, que se tiene que añadir al centro existente (La Pineda). El 2009 el Ayuntamiento hizo efectiva la cesión de terrenos a la Generalitat para la construcción del equipamiento, pero este sigue pendiente y sin fecha. Mientras tanto, la demanda no ha dejado de crecer y otras ciudades sí que han visto incrementada la oferta: desde el año 2000, el número de personas con discapacidad intelectual de más del 75% reconocida en Terrassa ha pasado de 1.111 a 1.859, es decir un 67,33% más. En el mismo periodo, el número de plazas de residencia en la ciudad ha pasado de 61 a 62, es decir, sólo ha crecido un 1,64%. En cambio en el conjunto de Cataluña las plazas han crecido un 61,4%, pasando de 2.814 a 4.542. En este sentido, el alcalde ha dicho: "Las cifras hablan por ellas mismas, el agravio comparativo es evidente, pero lo importante es que detrás las cifras hay personas y familias que sufren".

Terrassa ha reivindicado este equipamiento a la Generalitat en repetidas ocasiones. Desde el 2009 se han sucedido nueve reuniones entre representantes municipales y de la Generalitat, tres resoluciones del Pleno exigiendo a la Generalitat el cumplimiento de su compromiso, y numerosas gestiones a nivel técnico y político. La última, el pasado 26 de octubre, cuando el presidente de la Generalitat visitó la ciudad. La residencia era una de las reivindicaciones que el alcalde de Terrassa trasladó al presidente durante la reunión que mantuvieron.