El pago anual de la tarjeta T-Blanca de TMESA se hará a partir de ahora por domiciliación bancaria

Las personas usuarias tendrán que comunicar sus datos antes del 31 de diciembre

El Ayuntamiento ha modificado el sistema de pago anual de la T-Blanca para facilitar la gestión a las 17.550 personas usuarias que, actualmente, tienen este título de transporte. El pago se podrá hacer a partir de ahora de forma más cómoda, fácil y práctica, puesto que podrán recibir la nueva tarjeta al buzón de casa suya antes del 28 de febrero de 2019. El Ayuntamiento ha iniciado hoy el envío de las cartas donde se informa a las personas usuarias de los lugares y la manera como pueden comunicar sus datos de domiciliación bancaria antes del 31 de diciembre.

Las personas usuarias pueden trucar al teléfono de información municipal 010 (facilitando el DNI y el número de cuenta), tramitarlo a través del web de la sede electrónica seuelectronica.terrassa.cat/tblanca entregando el boletín llenado que se adjunta con la carta informativa a las urnas habilitadas a las conserjerías de cualquier Oficina de Atención Ciudadana (OAC) o a la Oficina de Movilidad del c/ de Iscle Soler o, si lo prefieren, lo pueden tramitar presencialmente si solicitan cita previa a las OAC.


Una tarjeta bonificada

La T-Blanca es un título bonificado que permite hacer más accesible el transporte público a las personas más grandes de 65 años, a mayores de 4 años con certificación de discapacidad igual o superior al 33%, a personas con incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, y a personas mayores de 60 años con jubilación anticipada; en todos los casos, con unos ingresos iguales o inferiores a 12.748,29 euros. El coste de esta tarjeta, que viene determinado por el nivel de ingresos de renta anual, oscila entre los 5 y los 20 euros. Las tarifas de la T-Blanca se han mantenido constantes desde su aparición, a finales de 2013.

De la última Encuesta de Satisfacción del servicio de autobuses de transporte público urbano, que gestiona Transportes Municipales de Ègara S.A. (TMESA), correspondiendo al ejercicio de 2017, se desprende que las personas usuarias de la T-Blanca hacen un uso mediano de 160 viajes el año. De este modo, el valor del viaje sería de 0,13 céntimos en el caso de los que pagan la tarifa más cara correspondiente a 20 euros anuales, una cifra representa una subvención del 87%.

La T-Blanca es una de las tarifas que regula el Ayuntamiento, junto con la T-25 y el billete sencillo. La cifra de personas usuarias de la T-Blanca ha disminuido ligeramente en los últimos años porque el 2016 y el 2017 variaron los tramos y los límites de ingresos para homogeneizar este escalado a los beneficios fiscales de las Ordenanzas del 2017, que se encuentra referenciado al Índice de la Renta de Suficiencia de Cataluña (IRSC).