El Ayuntamiento encarga unos estudios para mejorar la conectividad urbana en tres ámbitos de la ciudad

El resultado de los estudios estarán disponibles en enero de 2019

Con el objetivo de detectar las deficiencias de conectividad urbana al término municipal y de plantear un programa de actuaciones con las propuestas de mejora adecuadas, el Ayuntamiento de Terrassa ha encargado dos estudios, a propuesta de Terrassa en Comú (TeC), que se centrarán en dos zonas de la ciudad. Estos estudios se han acordado entre el equipo de Gobierno (PSC) y el grupo municipal de TeC, en el marco del acuerdo de los presupuestos de 2018. Se trata de iniciar un programa de actuaciones en el espacio público que permita una concentración estratégica de inversión en ámbitos que presenten problemáticas específicas, en concreto y lo qué es objeto de trabajo y propuesta, en materia de conectividad urbana.


El primero de estos estudios tiene como objetivo analizar el efecto de barrera que impone la carretera de Matadepera, en el tramo comprendido entre la avenida Lacetània y la rotonda del Aigua. Este tramo de carretera registra un elevado volumen de tránsito rodado, puesto que articula la circulación de vehículos con otras zonas de la ciudad. A la vez, es el itinerario de peatones y de bicicletas que van hacia Matadepera, la Anilla Verde y la futura Zona de Bajas Emisiones (ZUAP). El estudio analizará la movilidad actual y las acciones que contempla el Plan de Movilidad Urbana 2016-2021 en este ámbito, y que también afectan los barrios de Can Tusell y del Pla del Bon Aire. Este estudio va a cargo de la empresa Ideamos Innova S.L., con un coste de adjudicación de 13.158,75 euros.

El segundo informe analizará la conectividad urbana para peatones entre los barrios de Ca n'Aurell y de Can Boada, en el tramo del paseo del Vint-i-dos de Juliol comprendido entre la Rambla de Ègara y el puente de Vacarisses. En este tramo del paseo del Vint-i-dos de Juliol, la vía del tren de la RENFE y la topografía del terreno dificultan la conectividad entre los dos barrios, tanto por los peatones cómo por los ciclistas. Así, por ejemplo, sólo hay dos puntos que permiten pasar de un barrio al otro, que son la pasarela de peatones y la calle de Beethoven/Josep Vicenç Foix, que lo atraviesa de forma sepultada. Tampoco hay una conexión directa peatonal entre la calle de los Germans Moragues y el barrio de Ca n'Aurell. El estudio pretende mejorar la conectividad de ciclistas y peatones en estos puntos, y también a lo largo del paseo del Vint-i-dos de Juliol. Este estudio va a cargo del equipo «Planas Esquius-Segatti» y el coste de adjudicación es de 10.890 euros.

La previsión inicial es que los resultados de estos dos estudios estén disponibles el enero del 2019. En base a la priorización de las propuestas definidas, se procederá en su planificación, cronograma y ejecución.

Por otro lado, los Servicios de Medio ambiente y Proyectos y Obras han estudiado este año la posibilidad de hacer un trazado para mejorar la conectividad entre los barrios de Can Parellada y les Fonts de Terrassa con el centro de la ciudad. Y, para hacerlo factible, el próximo año se redactará el pliegue de cláusulas para encargar un estudio. El objetivo es mejorar los itinerarios que hay actualmente, tanto para los peatones cómo para las bicicletas, para conectar ambos barrios con la parte sur del parque de Vallparadís, situada en Can Jofresa, desde el cual las personas usuarias ya podrían ir hacia el centro de la ciudad. Esta propuesta se ha estudiado teniendo en cuenta el proyecto de la Anilla Verde, que comprende un espacio, formado por bosques, campos y torrentes, a excepción del Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i Serra de l'Obac, de 3.618,73 hectáreas que está situado entre el entorno urbano y los límites municipales de Terrassa. El objetivo de este proyecto, que está en fase de desarrollo, es preservar y ordenar este suelo no urbanizable para encontrar un equilibrio entre las funcionalidades ecológica, económica y social del territorio.