El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, expresa su pésame por la muerte de Joana Biarnés

La fotoperiodista terrassense fue Medalla de la Ciudad en el año 2017

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, ha manifestado su pesar por la muerte de Joana Biarnés, considerada la primera fotoperiodista del Estado, que murió anoche a la edad de 83 años. Vega lamentó "la pérdida de una persona profundamente implicada en su trabajo, pionera y luchadora incansable ante las vicisitudes de la dictadura". Vega ha tenido palabras de recuerdo y agradecimiento a la fotoperiodista que "en los últimos años había recibido el merecido reconocimiento tanto por su obra, como por su personalidad luchadora, emprendedora y coherente con sus ideales". Biarnés recibió en 2014 la Creu de San Jordi, y en Terrassa, la Medalla de la Ciudad en el año 2017, entre muchos otros reconocimientos. El alcalde ha anunciado que sollicitará a la Comisión del Nomenclátor de la ciudad que valore la posibilidad de que se dedique una calle o plaza de la ciudad a la fotoperiodista "en recuerdo y reconocimiento a una trayectoria profesional excepcional como fotoperiodista y fotógrafa, así como por su valentía y huella dejada en la lucha por la igualdad de sexos en la sociedad ".

Joana Biarnés y Florensa, nacida en Terrassa en 1935, ha sido considerada la pionera del fotoperiodismo en España. El hecho de ser la primera mujer en este campo profesional la obligó a vencer los prejuicios de una época marcada por el franquismo, facilitando así el camino a las mujeres que más tarde quisieron dedicarse también al fotoperiodismo. Audaz y rigurosa, con una gran capacidad para captar el instante y las emociones, Joana Biarnés triunfó como reportera gráfica, inmortalizando con su cámara a grandes figuras de renombre internacional.

Sus inicios como fotoperiodista fueron ayudando a su padre, Joan Biarnés, que colaboraba en publicaciones deportivas de fútbol, ​​ciclismo o hockey sobre hierba. Publicó su primer reportaje en el diario El Mundo Deportivo, al tiempo que ingresaba en la Escuela de Periodismo de Barcelona.

En 1962 cubre la gran riada del Vallés, que asoló Terrassa. El reportaje abre la sección Noticias de Televisión Española. A partir de aquí comienza a trabajar con diferentes medios como el diario Pueblo, de Madrid, donde trabaja con César Lucas, Quique Verdugo y Raúl Cancio, entre otros. Al poco, el diario le ofreció ir a Madrid a trabajar como fotógrafa y ella aceptó el ofrecimiento. Con la llegada de la democracia, el diario Pueblo cerró, y ella trabajó entonces en varias publicaciones, como ABC y Blanco y Negro; y las agencias fotográficas: Sincro Press International, Heliopress, Contifoto, o Cosmopress.

En 1985, abandona la profesión de fotorreporteros y abre el restaurante Ca na Joana, en Sant Antoni de Portmany (Ibiza). Cuando se jubila vuelve a Cataluny y se va a vivir a Vildadecavalls. En 2014 recibe la Creu de Sant Jordi, que otorga la Generalitat de Catalunya, y es reconocida como la primera mujer fotoperiodista de España. A partir de ahí se inicia una ola de reconocimientos a su obra. Con la filmación de un documental sobre su vida y obra, "Joana Biarnés. Una entre todos ", el Ayuntamiento de Terrassa organiza la que será la primera exposición individual:" Joana Biarnés: pionera del fotoperiodismo. Fotografías (1960-70). El rostro, el instante y el lugar "; y también se publica un libro dedicado a su obra, así como diversas exposiciones de sus fotografías partes.