El alcalde pide que se aplique con urgencia una rebaja de los títulos de transporte integrados para Terrassa

Alfredo Vega ve el retraso en la T-Movilidad hasta el 2021 como "un castigo injustificable e inadmisible para los terrasenses"

Corona de zonificació 2019

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, considera que el retraso en la implantación de la T-Movilidad hasta el 2021, explicado ayer por el consejero de Territorio y Sostenibilidad en comisión parlamentaria, "es un castigo injustificable para todos los ciudadanos y ciudadanas de Terrassa, que hace muchos años que estamos esperando una solución al agravio que sufrimos" por el hecho que la ciudad esté en la Zona Tarifaria 3 del transporte público. Según los calendarios y la explicación que dio ayer el consejero en el Parlamento, la puesta en marcha efectiva del nuevo sistema se sitúa en 2021. Valorando las explicaciones de Calvet, el alcalde manifiesta que "si el propio consejero ha admitido que ha habido exceso de optimismo, y justifica los retrasos de la T-Movilidad en errores de la empresa, con más razón, y como máximo responsable actual, debe tomar medidas que arreglen estos errores y palien el castigo que hace demasiado años que pagamos la ciudadanía de Terrassa." En este sentido, Vega pide a la Generalitat y a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) "que se aplique de manera urgente una rebaja provisional del precio de los títulos de transporte para Terrassa" hasta que no se ponga en marcha definitivamente la T -Movilidad, el nuevo sistema que debería permitir la implantación de tarifas más justas y proporcionales. El alcalde trasladará esta demanda al consejero en la visita que Calvet hará mañana a la ciudad de Terrassa.

Que la T-Movilidad no llegue hasta el 2021 constata "la prolongación de una situación altamente discriminatoria para los terrasenses, que tienen que pagar un sobrecoste injusto y abusivo para utilizar el tren, en comparación con ciudadanos de municipios vecinos como Sabadell. Si hay voluntad política, es perfectamente posible acabar con este agravio", afirma el alcalde, y es en este sentido que Vega propone esta medida provisional y urgente de aplicar una rebaja en las tarifas para Terrassa. Estas medidas, que deberá aceptar y concretar la Generalitat, podrían aplicarse especialmente en la T-10, el título que utilizan mayoritariamente los usuarios/as que se desplazan habitualmente a Barcelona. Una medida efectiva podría pasar por crear un nuevo título específico para los residentes de Terrassa, o una bonificación de la T-10 de tres zonas, por lo que el coste resulte equivalente al de la T-10 de dos zonas. "Sea como sea, si se acepta aplicar esta o cualquier otra medida transitoria de rebaja, espero y confío que no sea a costa de una compensación por parte del Ayuntamiento, teniendo en cuenta el agravio que hemos sufrido durante todos estos años y que al parecer podemos seguir sufriendo dos años más", afirma el alcalde de Terrassa.

Desde que en 2001 se situó Terrassa en la zona tarifaria 3 del sistema integrado de transporte, la reivindicación de cambio de zona ha sido insistente y constante por parte del Ayuntamiento, donde en los últimos años se han aprobado varios acuerdos de Pleno en este sentido.

El otoño pasado, cuando se dio a conocer el cambio de zona tarifaria para 18 municipios del ámbito metropolitano y vallesano, que pasarían de Zona 2 a Zona 1 (la más económica para los usuarios y usuarias), el alcalde de Terrassa pidió una aclaración por carta al conseller de Territorio y Sostenibilidad, también presidente de la ATM; al secretario de Infraestructuras y Movilidad, Isidre Gavín; y a la presidenta de la AMB, Ada Colau. En las misivas, el alcalde exigía una vez más que se acabara con el agravio tarifario.