Terrassa cuenta desde hoy con una Estación Meteorológica Automática (EME)

Ya se pueden consultar los datos meteorológicos de esta nueva estación a través del Servei Meteorològic de Catalunya

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, y el director del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC), Eliseu Vilaclara, han inaugurado esta tarde la nueva estación meteorológica automática de Terrassa. La instalación de esta nueva equipación a la zona de Can Poal, dentro del recinto de Taigua, es el resultado de un acuerdo entre el Servicio Meteorológico de Catalunya y el Ayuntamiento de Terrassa, concretado con la firma de un convenio de colaboración, y que tiene que permitir dotar de información meteorológica de calidad a la ciudad de Terrassa y en la comarca del Vallès Occidental. Esta nueva instalación es la 190 del SMC en todo Catalunya para la medida de las principales variables meteorológicas.

La nueva estación meteorológica dispone de sensores para la medida de la temperatura, la humedad relativa, la velocidad y la dirección del viento a 10 metros de altura, la precipitación y la irradiancia solar global. La información suministrada cada segundo por todos estos sensores se graba y se envía a la sede de la SMC cada treinta minutos a través de comunicaciones GPRS. A continuación, los valores se almacenan a la base de datos meteorológica y se someten a los varios controles de calidad establecidos, tanto automáticos como manuales. Toda la información proporcionada por la nueva estación se podrá consultar en el apartado de observaciones de la página web de la SMC: http://www.meteo.cat/observacions/xema


La Red de Estaciones Meteorológicas Automáticas (XEMA) 

La EME de Terrassa quedará así integrada a la Red de Estaciones Meteorológicas Automáticas (XEMA), que gestiona el Servei Meteorològic de Catalunya y que pasará a disponer de 190 EME equipadas con sensores que mesuran las principales variables meteorológicas a numerosos lugares del país.

Los datos proporcionados por la XEMA tienen una importancia capital para la realización de tareas de vigilancia meteorológica, de planificación territorial o de evaluación de recursos hídricos, así como de estudios climáticos o de investigación, entre otras.