La Policía Municipal de Terrassa incorpora 20 dispositivos personales de grabación

La adquisición de las cámaras es una demanda histórica del cuerpo, lo dota de transparencia y aporta seguridad a la ciudadanía y a los agentes

A partir de hoy lunes, la Policía Municipal de Terrassa incorpora entre sus elementos de trabajo unos veinte dispositivos personales de grabación, cámaras de dimensiones reducidas que los agentes llevarán en su uniforme para grabar desde la perspectiva de su visión determinadas actuaciones. Se trata de una prueba piloto que se inicia después de que la Comisión de Control de los Dispositivos de Videovigilancia de Catalunya haya dado el consentimiento en el cuerpo de seguridad municipal para utilizar estos dispositivos. Con la incorporación de estos dispositivos se quiere dar mayor transparencia a la tarea policial, así como garantías en cuanto a los derechos y las libertades de las personas, aportando así seguridad tanto a la ciudadanía como a los agentes, al habilitarlos para la captación de imágenes y sonidos.

La aplicación de estos dispositivos supone un elemento más para dotar de transparencia a la tarea policial. Para el regidor de Seguridad, Vía Pública y Protección Civil, Xavier F. Rivero, «se trata de un ejercicio de transparencia que lejos de pretender fiscalizar las actuaciones policiales, las arrecial legitima la praxis de los agentes y los dota seguridad a la vez de llevar a cabo sus intervenciones».


Funcionamiento

El dispositivo personal de grabación es un aparato de dimensiones reducidas que los agentes llevan desde hoy en el pecho, y que graba audio y video en primera persona. La cámara dispone de una función de pregrabación de 30 según que permite conservar las imágenes y los sonidos captados en los momentos previos al momento de activación del dispositivo. Además, siempre que se utilice el dispositivo en una actuación policial, se tiene que mantener la grabación hasta que la actuación haya finalizado, para tener toda la información de la actuación. Finalmente, incorpora un sistema de encriptación que imposibilita la edición de las imágenes así como la manipulación y descarga de estas por parte de personas no habilitadas.

Finalmente, el dispositivo cuenta con mecanismos para garantizar su trazabilidad, es decir, que genera un metadato de cada grabación codificante toda la información interna generada cómo es el día, hora, año y el número de serie del dispositivo.


Derecho al honor y a la intimidad

El uso del dispositivo personal de grabación está regulado para velar por el honor de las personas, la intimidad y la propia imagen. En este sentido, los agentes de la Policía Municipal podrán hacer uso de estos dispositivos ante la comisión de hechos delictivos o infracciones administrativas graves o muy graves de seguridad ciudadana, como son situaciones en que la persona ponga en riesgo la vida de terceras personas o la de los agentes, situaciones en que la persona pone en riesgo su propia vida o integridad física, así como otras situaciones que, ante la gravedad o el riesgo, recomienden su uso.


Prueba piloto

El cuerpo se ha dotado de 20 aparatos para iniciar esta prueba piloto, con un coste de 17.303.75 euros. Estas cámaras, del modelo FirstVU HD one Kit, que disponen de un campo de visión de 130 grados y de un almacenamiento interno de 32 GB (aproximadamente 16 horas de video HD), se han distribuido de forma que haya una cámara por binomio en los turnos por la mañana y tarde, así como también los mandos de calle. Una vez haya finalizado el periodo de prueba, de unos tres a cuatro meses, se valorará la idoneidad del modelo y la posible necesidad de comprar más dispositivos.