Comienza la licitación de las obras de mejora de los pasajes del barrio de La Maurina

Es una de les últimas actuaciones previstas dentro del Plan de Barrios, que finaliza este año

Mejorar la urbanización y la conectividad de la red de pasajes de La Maurina es el objetivo de uno de los proyectos del Pla de Barri de La Maurina, que se ejecutará en otoño. El Ayuntamiento de Terrassa ha iniciado el proceso para contratar las obras de pavimentación, accesibilidad y servicios que se harán a los pasajes del Mig y de Les Menines, como también a la calle del Escultor Clarà y a la plaza de Valentí Alagorda. El presupuesto de licitación de estos trabajos es de 280.687,16 € (IVA incluido) y el plazo de ejecución es de cuatro meses.

Las actuaciones se concretarán en la red de alcantarillado, el alumbrado y el pavimento. Los trabajos en el alcantarillado consistirán a instalar nuevas alcantarillas sifònics, dotando de mayor capacidad de vaciado del agua en los puntos que ahora son críticos para resolver los malos olores, y a reparar un tramo donde se han detectado fisuras. En cuanto al alumbrado, se sustituirá el actual por otro de leds, más eficiente y que contribuirá a mejorar la iluminación de la zona. Respecto al pavimento, está previsto reformar todo el cobrimentasfáltico de los pasajes afectados.

El proyecto también contempla realizar dos aperturas nuevas de pasajes, con la construcción de dos escaleras que salvarán los desniveles actualmente existentes. Una será hormigón y la otra de acero y se instalarán, respectivamente, en la calle de Felip II y al pasaje de Orà.

El Plan de Barrios es una actuación integral de mejora de La Maurina, que se empezó a desarrollar en 2008, donde el Ayuntamiento de Terrassa y la Generalitat de Catalunya aportan los fondos necesarios para ejecutar proyectos urbanísticos y de mejora del espacio público, como también programas de carácter social, con trabajos sobre la convivencia y la dinamización económica y comercial de la zona. El plan finalizará el diciembre de 2018, coincidiendo con la conclusión de la última prórroga del Plan de Barrios, que el Ayuntamiento pidió a la Generalitat para garantizar la ejecución de los proyectos previstos.