Empiezan los trabajos de instalación de placas fotovoltaicas y de sustitución del alumbrado público dentro del proyecto Terrassa Energia Intel·ligent

El proyecto TEI comportará, en global, un ahorro de 1'72 millones de euros y una reducción de la emisión anual de CO2 en 6.000 Tn

Los trabajos de sustitución del alumbrado público y de instalación de placas fotovoltaicas, dos de las líneas de actuación del proyecto Terrassa Energia Intel·ligent, ya están en marcha. Hoy lunes han empezado los trabajos de sustitución del alumbrado público, mientras que los trabajos de instalación de placas fotovoltaicas para generar energía en edificios municipales comenzó la semana pasada. El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, ha visitado la primera instalación, una obra que ya se encuentra en estado muy avanzado y que se pondrá en marcha en los próximos días, ubicada en la azotea del edificio B de los Servicios Centrales del Ayuntamiento.

El dispositivo consta de 82 placas fotovoltaicas de 395 vatio-pico (las más potentes del mercado), colocadas en posición horizontal sobre la azotea para evitar las sombras entre placas. La superficie total de las placas es de cerca de 170 m2. La planta se completa con dos inversores, que son los elementos que transforman la energía producida por las placas para que pueda ser utilizada en el consumo del edificio. La producción prevista es de aproximadamente 32.500 kWh/año, el que equivale al consumo del edificio. El ahorro de emisiones previsto es de unas 13 toneladas de CO2/año. El perfil de consumo del edificio, que es muy estable por el funcionamiento continuado de los servidores informáticos, hará que la rentabilidad de la planta sea muy alta. Los inversores se conectarán a la cometida del centro de cálculo municipal, suministrando toda la energía necesaria para su funcionamiento. En algunos momentos, incluso, en función del grado de insolación y del consumo, sobrará energía, que se inyectará a la red de distribución y será retribuida tal como se contempla en la regulación del mercado eléctrico.

Para el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, que la instalación de la primera planta fotovoltaica sea en el edificio del Ayuntamiento "tiene un alto valor simbólico que demuestra el compromiso del Ayuntamiento para luchar contra el cambio climático , un compromiso que queremos que se extienda como una mancha de aceite por toda la ciudad".

La planta contará con un dispositivo de monitorización y recogida de información sobre energía producida, autoconsumida, alarmas, nivel de insolación, etc. Esta información se trasladará a la plataforma Sentilo, que centraliza numerosos datos municipales, y en la plataforma de gestión energética del Ayuntamiento, creada también dentro del proyecto TEI para centralizar la información de los diferentes contratos energéticos.

Además de esta planta, a lo largo de los próximos meses se instalarán 14 más en edificios municipales, concretamente en:

  • Biblioteca Central de Terrassa y bibliotecas de los distritos 2 y 6
  • Complex Funerari Municipal
  • Servicios de Urbanismo (c/Pantà, 20)
  • Edificio Glòries
  • Teatross Principal y Alegria
  • Casal Cívico de Montserrat, Torresana y Vilardell
  • Escuelas Ponent, Isaac Peral, Ramon y Cajal, Sant Llorenç y Vallès

L'Ajuntament de Terrassa va adjudicar el passat gener el contracte de gestió dels serveis energètics municipals, en el marc del projecte Terrassa, Energia Intel·ligent (TEI). Aquest contracte, adjudicat a l'empresa IMESAPI, farà possible un conjunt d'actuacions que permetran reduir el consum energètic anual en 17 milions de KWh, rebaixant la factura elèctrica anual en 1,72 milions d'euros i reduint l'emissió anual de CO2 en 6.000 Tn. Segons Vega, el TEI "és una aposta estratègica de present i de futur, que defineix un model de ciutat més humana i més sostenible, i que permetrà l'Ajuntament assolir el 2020 els objectius de reducció d'emissions pròpies amb 10 anys d'avançament respecte el que estableix el Pacte d'Alcaldes i Alcaldesses pel Clima i l'Energia", que fixa la reducció més enllà del 40% per a l'any 2030.

El projecte TEI, un dels que l'Ajuntament de Terrassa desenvolupa dins de l'estratègia smart city, consta de les següents línies d'actuació:

  • Substitució de tot l'enllumenat públic per llums de LED (28.800 llumeneres) i implantació de plataformes de gestió i monitorització de l'enllumenat.
  • Renovació del sistema d'il·luminació interior a 87 edificis públics
  • Instal·lació de 15 plantes de generació d'energia fotovoltaica
  • Estendre la xarxa informàtica municipal per millorar la gestió de l'electricitat i facilitar el desenvolupament d'altres projectes smart city.
  • Disposar d'un sistema d'informació energètic
  • Renovació de la flota municipal d'autobusos incorporant vehicles híbrids.

L'actuació en l'enllumenat públic que s'inicia avui suposarà un canvi molt important a la ciutat, ja que consistirà en la substitució de totes les llums dels fanals actuals per tecnologia LED. En total, 28.800 fanals amb llum nova, amb els que la ciutat aconseguirà una gran reducció del consum elèctric, a més de millorar la qualitat de llum al carrer, més intensa i de millor qualitat cromàtica. A més, es preveu la renovació dels 400 quadres de comandament de l'enllumenat, i l'ampliació de la xarxa de fibra òptica municipal al 10% d'aquests. Així, també s'aconseguirà mallar la ciutat donant cobertura al  desplegament d'Internet de les Coses (IoT), en línia amb el pla director Smart City Terrassa, al que pertany el TEI.

Una de les altres actuacions destacades en el marc del TEI és la renovació del parc de vehicles de transport públic urbà. El passat divendres 1 de març ja es van presentar els deu nous autobusos híbrids urbans que s'incorporen a la flota de Transports Municipals d'Egara S.A. (TMESA), l'empresa que gestiona el servei d'autobusos de transport públic de la ciutat. Amb aquesta adquisició, un de cada quatre autobusos urbans serà vehicle híbrid, donant compliment així a un dels compromisos del Pla de Mandat (2015-2019). La renovació progressiva de la flota d'autobusos, inclosa al projecte Terrassa Energia Intel·ligent (TEI), preveu en un termini de 10 anys la reducció de consum en 4.750.630 kWh/any, i la reducció de 1.460 Tn/any d'emissions de CO2.   

La inversió inicial per al desenvolupament del TEI, valorada en més de 22 milions d'euros, va a càrrec de l'empresa adjudicatària, que té un any per a implantar totes les millores. A partir del 2020, i durant catorze anys, l'Ajuntament pagarà a l'empresa una part dels estalvis generats, que variarà en funció del compliment dels objectius, de manera que l'empresa recuperarà la inversió en funció dels estalvis que efectivament generi. Durant aquests 14 anys, la mateixa empresa serà l'encarregada del manteniment de la xarxa, amb costos molt inferiors als actuals.

"La compra d'autobusos híbrids, el pas de l'enllumenat públic a la tecnologia LED, o la instal·lació d'aquestes 15 plantes de generació d'energia renovable fotovoltaica, representen la part més visible del TEI, un projecte que permetrà rebaixar la factura elèctrica anual i reduir l'emissió anual de CO2, en la línia dels països i ciutats més avançats d'Europa en polítiques mediambientals", en opinió de l'alcalde.

 

El Ayuntamiento de Terrassa adjudicó el pasado enero el contrato de gestión de los servicios energéticos municipales, en el marco del proyecto Terrassa, Energia Intel·ligent (TEI). Este contrato, adjudicado a la empresa IMESAPI, hará posible un conjunto de actuaciones que permitirán reducir el consumo energético anual en 17 millones de KWh, rebajando la factura eléctrica anual en 1,72 millones de euros y reduciendo la emisión anual de CO2 en 6.000 Tn. Según Vega, el TEI "es una apuesta estratégica de presente y de futuro, que define un modelo de ciudad más humana y más sostenible, y que permitirá al Ayuntamiento alcanzar en 2020 los objetivos de reducción de emisiones propias con 10 años de adelanto respecto a lo que establece el Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía", que fija la reducción más allá del 40% para el año 2030.

El proyecto TEI, uno de los que el Ayuntamiento de Terrassa desarrolla dentro de la estrategia smart city, consta de las siguientes líneas de actuación:

  • Sustitución de todo el alumbrado público por lámparas de LED (28.800 luminarias) e implantación de plataformas de gestión y monitorización del alumbrado.
  • Renovación del sistema de iluminación interior en 87 edificios públicos
  • Instalación de 15 plantas de generación de energía fotovoltaica
  • Extender la red informática municipal para mejorar la gestión de la electricidad y facilitar el desarrollo de otros proyectos smart city.
  • Disponer de un sistema de información energético
  • Renovación de la flota municipal de autobuses incorporando vehículos híbridos.


La actuación en el alumbrado público que se inicia hoy supondrá un cambio muy importante en la ciudad, ya que consistirá en la sustitución de todas las luces de las farolas actuales por tecnología LED. En total, 28.800 farolas con luz nueva, con los que la ciudad conseguirá una gran reducción del consumo eléctrico, además de mejorar la calidad de luz en la calle, más intensa y de mejor calidad cromática. Además, se prevé la renovación de los 400 cuadros de mando del alumbrado, y la ampliación de la red de fibra óptica municipal en el 10% de estos. Así, también se conseguirá mallar la ciudad dando cobertura al desarrollo de Internet de las Cosas (IOT), en línea con el plan director Smart City Terrassa, al que pertenece el TEI.

Una de las otras actuaciones destacadas en el marco del TEI es la renovación del parque de vehículos de transporte público urbano. El pasado viernes 1 de marzo ya se presentaron los diez nuevos autobuses híbridos urbanos que se incorporan a la flota de Transportes Municipales de Egara S.A. (TMESA), la empresa que gestiona el servicio de autobuses de transporte público de la ciudad. Con esta adquisición, uno de cada cuatro autobuses urbanos será vehículo híbrido, dando cumplimiento así a uno de los compromisos del Plan de Mandato (2015 a 2019). La renovación progresiva de la flota de autobuses, incluida en el proyecto Terrassa Energia Intel·ligent (TEI), prevé en un plazo de 10 años la reducción de consumo en 4.750.630 kWh / año, y la reducción de 1.460 Tn / año de emisiones de CO2.

La inversión inicial para el desarrollo del TEI, valorada en más de 22 millones de euros, corre a cargo de la empresa adjudicataria, que tiene un año para implantar todas las mejoras. A partir de 2020, y durante catorce años, el Ayuntamiento pagará a la empresa una parte de los ahorros generados, que variará en función del cumplimiento de los objetivos, de manera que la empresa recuperará la inversión en función de los ahorros que efectivamente genere. Durante estos 14 años, la misma empresa será la encargada del mantenimiento de la red, con costes muy inferiores a los actuales.

"La compra de autobuses híbridos, el paso del alumbrado público a la tecnología LED, o la instalación de estas 15 plantas de generación de energía renovable fotovoltaica, representan la parte más visible del TEI, un proyecto que permitirá rebajar la factura eléctrica anual y reducir la emisión anual de CO2, en la línea de los países y ciudades más avanzados de Europa en políticas medioambientales ", en opinión del alcalde.